No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y enterate de todo

Columnas Historias de la creación del mundo

Mirador

El Señor hizo un leve movimiento de su mano. La bóveda del cielo, inmensamente azul, se colmó de nubes como en un lienzo de blancura; las nubes se llenaron igual que el vientre de una mujer que va a ser madre, y luego de las nubes cayó por vez primera el don precioso de la lluvia. Adán y Eva estaban extasiados mirando aquel estreno. Le dijeron al Señor: -¡Qué hermoso regalo das al mundo! La lluvia caerá sobre los campos. Brotarán las semillas; crecerán las plantas y los árboles, y la tierra se llenará de flores y de frutos. ¡Gracias, Señor, por el milagro de la lluvia! -Gracias por darme gracias -contestó Él-. Pero la verdad es que jamás pensé que la lluvia pudiera servir para todo eso. Yo la hice para que los niños jueguen a saltar los charcos y pongan a navegar en el agua sus barquitos de papel. ¡Hasta mañana!...

Comentarios