No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y enterate de todo

Columnas MIRADOR

Mirador

Por Armando Fuentes Aguirre

"Cantando la cigarra pasó el verano entero". ¿De qué cantaba la cigarra? Cantaba acerca de la vida y de la muerte, de Dios, del mundo, del amor y el desamor. Entiendo que no hay más temas que ésos para el canto. La hormiga, en cambio, trabajó, trabajó y trabajó. Entiendo que trabajar es lo único que sabía hacer. Cuando llegó el invierno la hormiga tuvo colmados sus graneros, pero vacía el alma. La cigarra, en cambio, vio llenos de amor y de belleza su corazón y amor su alma. El fabulista dice que murió de hambre. Posiblemente. Pero en todo caso murió feliz con sus recuerdos. Nadie piense que estoy incitando a cantar siempre, y que predico el desdén por el trabajo. Lejos de mí tan temeraria idea. Lo que quiero decir es que en ratos debemos ser hormiga, y cigarra en ratos. El arte de la vida consiste en buena parte en tener la panza llena y el corazón contento. Coser y cantar nos pondrán en el camino de eso que llaman la felicidad. ¡Hasta mañana!...

Comentarios