No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y enterate de todo

Columnas MIRADOR

Mirador

Por Armando Fuentes Aguirre

John Dee formó la más grande y variada biblioteca de su tiempo. En ella estaba la antigua sabiduría arábiga y judaica. Sus anaqueles contenían la refinada cultura de los griegos y la sólida civilización de los romanos. La luminosa fe de la llamada "edad oscura" también estaba ahí. Por eso los discípulos del gran filósofo se asombraron cuando un día el maestro vendió todos sus libros. Y más se consternaron al saber que el dinero que obtuvo de la venta lo usó para pagar una noche de placer con Frina, la más bella y sensual cortesana en la Europa de aquel tiempo. Uno de los estudiantes se atrevió a preguntarle a Dee por qué había hecho eso. Sonrió él evocadoramente y contestó: -Lo que leí en los libros lo olvidaré algún día. La noche que pasé con Frina jamás se borrará de mi memoria. Eso dijo el maestro a sus alumnos. Y añadió: -Alguna vez aprenderán ustedes lo que con los años yo aprendí: que la vida es más importante que los libros. ¡Hasta mañana!...

Comentarios