No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y enterate de todo

Columnas La verdad sea dicha

La Verdad Sea Dicha

Por

Con los dedos en la puerta Los panistas locales recibieron los resultados de la jornada electoral del domingo 1 de julio, como un verdadero balde de agua fría o hasta congelada podríamos decir. Los priistas a nivel nacional calificaron los resultados como un tsunami, los locales ya están más acostumbrados a ese tipo de actos arrolladores en su contra, que parece que se levantan del suelo, se sacuden y a seguir para enfrentar la próxima contienda. Sin embargo, en el caso de los blanquiazules el dolor fue más fuerte, ya que en sus escenarios estaba cuando menos ganar cuatro diputaciones federales, los distritos 01 y 02 de Mexicali estaban dentro de la apuesta. Las caras largas y los rumores de cambios en el gabinete galopaban entre el ambiente, el 1 de julio. El panorama varió un poco después de la reunión que sostuvieron la tarde del lunes 2 de julio, en Tecate, donde estuvieron presentes desde el gobernador, Francisco Vega, algunos secretarios de estado, los alcaldes de Tijuana y Playas de Rosarito, además de los algunos candidatos perdedores. Cabe mencionar que no acudieron los ex candidatos, David de la Rosa, Mónica Bedoya y Ricardo Magaña. Cuentan que no fueron localizados o simple y llanamente no fueron porque consideran que no hubo el apoyo suficiente por parte del PAN para lograr el triunfo. Quien llegó a la reunión echando sapos fue el ex abanderado por el distrito 07, Juan Ramón López Naranjo, hablando o casi gritando que era urgente que se hiciera algo para detener este alud que podría derrumbarlos completamente en el proceso electoral del 2019. Los panistas deben hacer un análisis inmediato de la situación por la que atraviesan, separar el gobierno del partido, elegir un candidato a gobernador, lo más rápido posible, con lo que se mande el mensaje de que pese a la derrota federal están vivos, aturdidos pero que aún respiran, un candidato que tenga margen de maniobra para poder competir con la ola lopezobradorista. Es evidente que en este momento la lectura interna que traen en el PAN y gobierno, es que en la democracia se gana y se pierde, que ya han atravesado por estos pantanos, que en 1994 con la ola de Ernesto Zedillo perdieron todo y en 1995 lo ganaron todo en el estado. Habrá que informarles a los panistas que la imagen de Ernesto Zedillo en nada asemeja al arrollador impacto de Andrés Manuel López Obrador, sobre todo en lo que se espera sea un primer momento año de luna de miel, donde es altamente probable que López Obrador cumpla con los compromisos “fáciles” como quitar pensiones a ex presidentes, bajar el IVA, aumentar apoyos y que eso pueda impactar, de nueva cuenta, la imagen de sus candidatos locales de MORENA y si le agrega que podría venir dos o tres veces al estado, aún más a favor del partido guinda. Una elección cuesta arriba tendrán los panistas. Deberán empezar a tejer los acuerdos y perfiles de candidatos con hilo fino desde septiembre de este año, porque están con los dedos en la puerta. La verdad sea dicha. * La autora es directora del portal MF Noticias Mexicali.

Comentarios