No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y enterate de todo

Columnas La verdad sea dicha

La Verdad Sea Dicha

Por

Los RC o Ratas Conocidas Son conocidos como RC o Ratas Conocidas, pululan por las calles y callejones de diferentes colonias o fraccionamientos, sobre todo los ubicados en la periferia de la ciudad. Tienen hartos a los residentes, por donde transitan son mal visto, perfectamente ubicables. Siempre que acudimos a realizar una nota informativa acerca de la inseguridad, salen sus apodos, comportamiento, entorno, ya que casi siempre viven en la misma demarcación. Son señalados por los vecinos a los reporteros y a las mismas autoridades, los agentes policiacos los conocen, algunas veces los detienen, otras ya ni eso hacen, que porque los dejan salir con mucha facilidad en los juzgados y así se lavan las manos los policías. Lo cierto es que hay una alterada tranquilidad en muchísimos fraccionamientos y colonias de Mexicali por estos ladrones de poca o mucha monta, los RC, quienes caminan por sus calles como los dueños, sin siquiera darles la oportunidad a los vecinos de retomar sus lugares otrora públicos. Y nadie hace nada. Hace unas semanas acudimos a hacer una transmisión en directo con diversos habitantes del fraccionamiento Ángeles de Puebla, quienes denunciaron ser constantes víctimas de robos, a toda hora y cualquier día. Estaban tan desesperados como hartos, ya ni siquiera querían poner las denuncias, ante la falta de respuesta. La madrugada del sábado pasado dos hombres con un amplísimo historial delictivo fueron asesinados, mientras andaban en sus bicicletas, precisamente en el fraccionamiento Ángeles de Puebla. Juan Manuel Barajas de apodo “El Muerto”, de 29 años de edad, originario de California, y Antonio Inzunza Pérez , de 30 años de edad, conocido como “El Inzunza”, presentaban disparos de arma de fuego. Una de las principales líneas de investigación tiene que ver con un ajuste de cuentas entre los grupos de ladrones que azotan esta zona de la capital. ¿Podrían haber actuado vecinos hartos de los robos contra estos dos sujetos?, preguntamos a un agente policiaco. Su respuesta fue que no lo consideraba, ya que los vecinos, aunque están hartos con la delincuencia, por lo regular golpean pero no asesinan y mucho menos utilizando armas de fuego. Los asesinos probablemente fueron otros delincuentes a quienes “les dieron gane”, nos dijo nuestra fuente. Lo cierto es que la nota del asesinato de El Muerto y El Inzunza dada a conocer en varios portales policiacos arrancó solo comentarios positivos ante el asesinato. “Un 24 y un 8 para el que hizo el jale”, “que bueno que mataron a ese rata le hicieron un paro”, “que bueno ya quedan menos”, “ les debemos una soda, pero gracias por el favor”, fueron unos de los tantos comentarios que se podían leer en las diferentes páginas de Facebook. Ambos asesinados habían sido detenidos en infinidad de ocasiones por robo, robo con violencia, portación de arma, delitos contra la salud, robo de vehículo, allanamiento de morada, faltas al bando de policía, entre otros. Pero con mucha facilidad habían sido dejados en libertad. Es evidente que hay hartazgo de la población ante el crecimiento de los robos domiciliarios, pero muchos se desquitan sólo en las redes sociales. No actúan ante los criminales físicamente y que bueno, de lo contrario esto se convertiría en una jungla y eso no es benéfico para absolutamente nadie. Sin embargo y en este mismo tema que habla de una sociedad que se siente agraviada por las acciones de algunos ciudadanos, habrá que traer a referencia que el jueves pasado, un grupo de cachanillas aglutinados en un crucero entre los fraccionamientos Misión del Ángel y Jardines de Calafia amenazaron con linchar al conductor de una unidad dedicada al traslado de valores, quien pretendió huir luego de atropellar a una madre y su pequeño hijo. Fue detenido y amenazado por la turba, todo quedó en este acto que nos hace reflexionar respecto al malestar colectivo. Es verdad que merecemos una vida con tranquilidad, pero no se debe caer en la obscura tentación del atajo para lograr una supuesta seguridad, tomando la justicia por mano propia. Ahí se descompondría la situación, ya que quién nos asegura que la turba ensordecedora nos guiará por el mejor camino. La verdad sea dicha. * La autora es directora del portal MF Noticias Mexicali.

Comentarios