No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y enterate de todo

Columnas Juegos de poder

Juegos de Poder

Por

Pornografía electoral Ahora resulta que uno de los posibles candidatos independientes, que se pasó meses y meses diciendo lo horrible que eran los partidos, que nos conminaba a un cambio de sistema político, se une a la campaña del candidato del partido más repudiado de México. ¿Acaso no les da vergüenza a unos y otros andar cambiándose de bando y aceptando la inclusión de quienes supuestamente eran sus adversarios? ¿Ya no queda pudor alguno en la política mexicana? Sí: Armando Ríos Piter anunció que apoyará la campaña de José Antonio Meade, el dizque candidato externo que lanzó el PRI, partido que hoy gobierna México y que es percibido como el más corrupto de todos. El dizque político independiente más tramposo de todos, el que presentó más de 800 mil firmas fraudulentas para aparecer en la boleta presidencial, el que acusó al Instituto Nacional Electoral de ineficaz y protector de los intereses partidistas, salta, de un día para el otro, al PRI. Perdón, a la campaña de Meade, como si no fueran lo mismo. Y, del otro lado, lo reciben sin ningún problema, echándose unos tacos, tomándose fotos sonrientes, como si el candidato priista no tuviera problema en integrar a uno de los políticos más tramposos de la historia reciente del país. Total, ya nos perciben corruptos, pues no hace diferencia alguna integrar al “buen Armando”. Es cuate. Es del ITAM. Hombre, no pasa nada si le pintamos una rayita más a un tigre que ya no se le ven las rayas de lo rayado que está. Unos genios. Al día siguiente, el gobernador perredista de Michoacán, sigue el ejemplo del Jaguar tramposo. En lugar de apoyar a Ricardo Anaya, decide subirse a la campaña de Meade. Se entiende: he aquí un perredista que no está contento con que el candidato de su partido sea un panista y, por tanto, se convierte ipso facto en priista. Perdón, de nuevo, apoya la campaña del no-priista Meade, como si no fueran lo mismo. El día que alguien escriba el libro sobre la elección presidencial de 2018 lo podrá titular “Promiscuidad”. Cual película pornográfica, todos se meten a la cama de los otros. La audiencia, mientras tanto, se confunde con tanta mezcla. Una cosa sí queda clara: la clase política mexicana no tiene límites; no tienen pudor en cambiarse de lecho y recibir a los que antes estaban en el petate ajeno. PAN, PRD y MC hacen su Frente dizque para sacar al PRI de Los Pinos. A la cama se meten la derecha y la izquierda. Los que votaron a favor de la reforma energética y los que votaron en contra. Los que votaron a favor del incremento a los impuestos y los que votaron en contra. Preciosa combinación. Morena integra en su coalición al partido más de derecha, Encuentro Social. Ex marxistas, que supongo que pensaban que la religión era “el opio de los pueblos”, metidos en la cama con los cristianos que están en contra de la laicidad del Estado mexicano. En el mismo cuarto también están los maestros radicales de la CNTE con su archirrival histórico, Elba Esther Gordillo. Martí Batres recibe con los brazos abiertos a Germán Martínez. Bartlett y Muñoz Ledo comparten el lecho con Alfonso Romo y Tatiana Clouthier. ¿Por qué no? A esta promiscuidad política de la actual campaña hay que llamarla por su nombre: pornografía electoral. La presentación abierta, desnuda, burda, sin ninguna sutiliza, sin ningún principio, de una clase política corrompida por el poder. ¿Acaso creen que pueden excitarnos a los electores con este espectáculo? A diferencia del sexo, los votantes no queremos ver actores políticos que se cambian de cama como en una mala película pornográfica. Nos gustaría más observar algo de consistencia ideológica. Un poquito, pero algo. Y lo que estamos viendo, en cambio, es una promiscuidad que no excita nada sino que francamente produce asco. *- El autor es analista político/profesor investigador del Centro de Investigación y Docencia Económicas (CIDE).

Comentarios