No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y enterate de todo

Columnas Ideas y Palabras

Ideas y Palabras

Por

PejHemonics La historia se repite porque la primera vez nadie estaba prestando atención, dice un dicho. Y en estos tiempos de algarabía por la Cuarta Transformación, deberíamos estar prestando atención ante lo que se reconstruye de formas sutiles y no tan sutiles. Una "real transformación" que -si no tenemos cuidado- se convertirá en una verdadera restauración de algo que ya vivimos, ya combatimos. Algo que fue imperativo desmontar para acceder a la democracia, por más incipiente e incompleta que fuera: un sistema de partido hegemónico, de gobierno unificado, oposición asediada, contrapesos endebles, presidencialismo revigorizado y discrecionalidad rampante. Todo eso contra lo cual peleamos en la década de los noventa con reformas electorales, cambios institucionales, luchas cívicas. La hegemonía del PRI que ahora se reinventa como la hegemonía de AMLO-Morena, pero con más fuerza que en el pasado, avalada por 30 millones de votos. Hombres y mujeres trabajando en el proyecto de PejHemonics que busca re-centralizar, re-corporativizar, "refuncionalizar instituciones", tomar el priismo de los años treinta o setenta como modelo a seguir. En pocas palabras, hegemonizar. Todos los días hay decisiones y declaraciones que lo evidencian. El uso de candidaturas del PT y el PES para que políticos de Morena llegaran al Congreso, con la resultante sobre-representación ahí. La manifestación de lealtad incuestionable en la sesión inaugural del Congreso, al son de "es un honor estar con López Obrador", minando el papel de contrapeso que le correspondería. La figura de los delegados estatales, enviados ostensiblemente para contener la corrupción de los gobernadores, pero con una clara intencionalidad partidista. Las exigencias de lealtad incondicional por parte de futuros secretarios a servidores públicos que trabajarán en sus dependencias. El anuncio de una escuela de formación de cuadros de Morena, donde se habla explícitamente de diseminar "propaganda". Los guiños y alianzas con los amos del mundo sindical, justificados con el argumento de respetar la "autonomía sindical". Expresiones tanto simbólicas como sustantivas de algo que emerge y preocupantemente: el uso de la legitimidad electoral para emprender antidemocráticas. Un cambio de régimen que no nos debería molestar, argumentan sus nuevos ideólogos e intelectuales orgánicos. Una democracia más "real" por plebiscitaria, dicen los defensores del hegemonismo que no habían nacido durante la época del predominio priista o ya se les olvidó cuán antidemocrático fue. Por ello parecen dispuestos a debilitar a las pocas instituciones autónomas que logramos crear, a violar las pocas normas cuasi-democráticas que pudimos instaurar. Lo suyo es explotar las prerrogativas institucionales que su victoria les dio para reescribir o enterrar las reglas de la transición inacabada. Lo suyo es una forma de combate institucional dirigido a destruir a sus rivales partidistas o ideológicos, sin importar si el juego democrático continúa o no. Lo suyo huele a priismo pero fundamentado en las buenas intenciones y la superioridad moral de quienes arribaron al poder. El Ogro Filantrópico malo del PRI sustituido por el Ogro Filantrópico bueno de Morena. Pero por más dadivoso y honorable que sea el ogro morenista actualizado, seguirá siendo un ogro anti-democrático si no coloca límites a su propio poder. Lo plasman The Federalist Papers, "Al armar un gobierno... la gran dificultad descansa en lo siguiente: permitir al gobierno que controle a los gobernados; y paso siguiente, obligarlo a controlarse a sí mismo". Cómo domesticarse a sí mismo, cómo prevenir sus abusos, cómo someterse a ciertos procedimientos y códigos de conducta, cómo castigar a sus propios miembros si son corruptos o doblan la ley. Construir lo que el PRI obstaculizó para asegurar su hegemonía. Construir mecanismos de "horizontal accountability"; de rendición de cuentas horizontal mediante la vigilancia, las fiscalías independientes, los órganos institucionales autónomos, los pesos y contrapesos, la sanción al poder que se excede. En la era del PejHemonics, el método de autocontención del poder de AMLO no puede ser solo -como han sugerido sus colaboradores- su propia conciencia. La historia hegemónica del PRI no debería convertirse en la profecía repetitiva de Morena, porque cada vez que la historia se repite, el costo es más alto. *- La autora es investigadora universitaria, comentarista editorial.

Comentarios