No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y enterate de todo

Columnas Operación láser

Exégesis

Por Arnoldo Castilla

Durante mucho tiempo, el autor de estos comentarios ha incursionado en temas de política y seguridad nacional. Hoy estaré ocupado en tareas muy importantes, como aniquilar el nervio de la pierna derecha, lo que me permitirá poder seguir caminando. Seré acompañado por los celebrantes Dr. Hugo Martínez Espinoza, Dr. Jesús Velarde Fraijo y Dr. Miguel Lemus Antepaz, y sus respectivos ayudantes, expertos en la materia. No miento al afirmar que estoy aterrado, y que deseo la mejor de las suertes a mis amigos médicos, pues de ellos depende la eliminación del nervio que me ha mantenido prácticamente inútil durante dos años. Sé que el famoso cuchillo láser es una maravilla científica que permite operaciones incruentas, sobre todo cuando es manejado por expertos. Es tan maravillosa la operación láser, que a los 45 minutos después de la intervención quirúrgica, el paciente puede reincorporarse a la vida cotidiana, pero como diría mi querida y difunta esposa: “Arnoldo, eres teatrero por naturaleza”, y lo dijo ella que vivió ocho partos, con el valor y serenidad de una experta en el dolor. En conclusión, Lic. Rigoberto Cárdenas y Lic. Alfredo Félix Buenrostro, quiero informarles que no se liberarán de mi docta sabiduría más que por 45 veloces minutos, y que pronto estaré en las comidas cotidianas. El autor es abogado y catedrático de la UABC.

Comentarios