No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y enterate de todo

Columnas EDUCACIÓN

Educación

Por

Desviación de recursos "Por el derecho a la libertad de expresión" Un adeudo por más de 140 millones de pesos es el que tiene Nereida Fuentes, alcaldesa de Tecate, por concepto de demandas laborales perdidas por culpa de la incompetencia y el valemadrismo de la Dirección Jurídica del Ayuntamiento. Este total se le debe a 21 trabajadores y extrabajadores quienes, ante la injusta actitud de no pagarles el finiquito, levantaron una demanda laboral y ganaron la querella. En uno de los casos el asunto se levantó en el año 2001 y, a pesar de que hay resolución de un Tribunal de Amparo, a la demandante no se le ha pagado. En estos casos las responsabilidades recaen en la alcaldesa, el tesorero municipal y el síndico procurador. A estos tres funcionarios ya se les han aplicado las multas que la Ley de Amparo establece por incumplimiento de laudo, por 40 mil 200, 16 mil y 8 mil pesos, respectivamente, según información recibida de una fuente anónima. Las decisiones que se toman en el Tribunal del Trabajo tienen el mismo peso que cualquier otra sentencia de cualquier juez y tribunal. Por lo tanto, el laudo emitido debe ser respetado y las consecuencias de este deben también ser cubiertas. El Cabildo en pleno ya ha presupuestado en varias ocasiones, este recurso financiero para saldar las deudas. Lo que ha sucedido es que lo asentado en el presupuesto ha sido desviado para su uso en otros rubros, violándose con esto los derechos de los trabajadores. El desacato del que han hecho gala los funcionarios anteriormente denunciados y los de las administraciones previas es grave, porque se desafía a una autoridad y a un organismo con funciones de carácter federal. En lugar de pagarles, el actual Ayuntamiento se ha dedicado a negociar la suma adeudada ofreciendo, con total desvergüenza, cantidades ridículas que, además, tampoco paga. Por esta situación los trabajadores han demandando y con juicios ganados, se han agrupado para tratar de presentar, conjuntamente, acciones tendientes a obligar a Nereida y su gente a pagarles lo justo. En este caso existen al menos tres casos con amparos con incidente de inejecución ante los magistrados federales, para que cuando sea el momento, se destituyan a los principales funcionarios obstaculizando el proceso de pago, cuyos nombres son: Nereida Fuentes, alcaldesa; Gerardo Sosa Minakata, síndico procurador; y el tesorero municipal de apellido Durán Morales. No cabe duda de que la administración de Nereida Fuentes se ha distinguido por la constante violación a las leyes, por la enorme corrupción que ella encabeza, pues no ha denunciado a Javier Ignacio Urbalejo Cinco ni a César Moreno, ambos ex presidentes municipales, ni ha adoptado con energía una política contra las pésimas actuaciones de la Policía Municipal, reforzando los retenes que violan flagrantemente el Artículo 11 constitucional. La mano dura con la cual actúan los policías tratándose de las clases populares, se contradice cuando se usa mano blanda hacia quienes tienen solvencia económica. La ciudad sigue sucia con los recipientes de basura repletos; anochece y amanece con la locura de las sirenas de las patrullas aullando como si estuviéramos en un conflicto armado. Nadie controla la violencia y la delincuencia, pero con tanto alboroto, hacen creer a la población que la policía siempre vigila. Vale. * El autor es licenciado en Economía con Maestría en Asuntos Internacionales por la UABC.

Comentarios