No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y enterate de todo

Columnas EDUCACIÓN

Educación

Por

En plena campaña "Por el derecho a la libertad de expresión" Todavía falta mucho tiempo para que inicien las campañas políticas para las elecciones locales. Sin embargo, los adelantados ya andan mostrándose y “trabajando” por los votos de los ciudadanos. La manera tan elemental como intentan ganarse la preferencia deja mucho que desear. Su oferta hacia los ciudadanos es limpiar escuelas, recoger basura, pintar banquetas, arreglar campos deportivos y darles una manita de gato a los parques municipales. Para ello, el interesado aparece en videos que difunde vía Facebook, en los que aparece en plena actividad con una escoba, una pala o cualquier otro instrumento que lo hace ver muy hacendoso. Su discurso, también muy elemental, dice cosas como limpiemos la basura de nuestras casas, parques y calles; no abandonemos nuestras instituciones ni los lugares donde se recrean nuestros hijos y la familia. Hagamos algo por nuestra ciudad. Este razonamiento está totalmente rebasado por una realidad que no se concreta a cuestiones de higiene local, sino que debe ver más profundamente el acontecer diario de las ciudades. Los problemas centrales con los cuales lidiamos todos los días, y que nos producen el estrés que cargamos diariamente, no son atendidos por estos suspirantes simplistas adelantados. Resulta muy desalentador, por ejemplo, que quien invita a la limpieza del Parque Los Encinos con una cara muy risueña, no haga ninguna alusión a la enorme inseguridad que tenemos en Tecate; que no mencione, aunque sea con desgano, que ya nadie puede caminar ni en el día ni en la noche por nuestra ciudad, porque puede ser víctima de un asalto o de un asesinato. Tampoco levanta el ánimo de los ciudadanos, que este suspirante a la presidencia municipal –quién ya formó su equipo de campaña– no haga un posicionamiento respecto a la enorme corrupción que nos arruina; que no declare públicamente cuál es su postura respecto a la administración de Javier Ignacio Urbalejo Cinco, con una denuncia penal y otra de juicio político por su mala administración, ni se pronuncie contra César Moreno que también desfalcó a la ciudad, declarando formalmente haber hecho obras sin ser cierto. O que no se defina contra la mala administración de "Kiko" Vega. Estoy ciertamente convencido de que alguien con las características de un excelente barrendero, no puede ser un buen administrador de la ciudad. Eso lo podemos hacer muchos. La ciudad necesita personas con la madurez, el temple y las agallas suficientes para denunciar la corrupción, la violencia y la delincuencia; uno que les recrimine a las autoridades municipales y estatales la protección que les otorgan a quienes, por medio del peculado, se enriquecieron y nos endeudaron. Ya basta de que en el traspaso de los poderes municipales el nuevo presidente les sonría cínicamente a quienes ahora ocultan la información a los tecatenses y amparan a los corruptos. La limpieza de los parques, las calles y las colonias es importante, pero lo que es un imperativo es eliminar la corrupción, suprimir las raterías en las dependencias, extirpar las prácticas deshonestas y encarcelar a quienes, abusando de su posición se enriquecen con nuestros recursos financieros. Fájense los pantalones si andan buscando la presidencia municipal, pues necesitamos gente que inicie la etapa del cambio de actitud y busque el respeto a la legalidad de manera definitiva. Vale. * El autor es licenciado en Economía con Maestría en Asuntos Internacionales por la UABC.

Comentarios