No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y enterate de todo

Columnas EDUCACIÓN

Educación

Por

Precandidaturas increíbles "Por el derecho a la libertad de expresión" Al igual que un gran número de ciudadanos tecatenses, me quedé congelado cuando me enteré de los dos precandidatos del PRI a diputados por el VII Distrito Electoral. Los dos se han distinguido por la forma como se han aprovechado del grupo político al cual pertenecen, armando un equipo a su alrededor que los ha ido promoviendo sin importar los medios. Sea cual fuere la decisión interna que se tome, uno y otra debieron haber sido rechazados antes del escrutinio interno de este partido. Aunque se puede argumentar que tienen el derecho de participar, sus trayectorias personales deberían de tener el suficiente peso para que fueran excluidos. El primer caso es el de la profesora Linda Maricela Martínez García que desde hace varios años ha estado siendo beneficiada con posiciones de elección popular, burocráticas y de grupo político. Solamente por hacer una radiografía de sus últimos años, ella fue regidora en el XIX Ayuntamiento de Tecate; posteriormente se le nombró coordinadora del Copladem; durante este periodo, Eduardo Mora Isabeles –quien se dice fue o es su pareja sentimental– fue regidor en el XX Ayuntamiento; subsiguientemente, su yerno, Francisco Javier Pérez Ramos, se convierte en el presidente del Comité Municipal del PRI; y por último, su hija, Frikzia Ibeth Flores Martínez, es ahora regidora en el XXII Ayuntamiento. Como se observa a simple vista, esta es una familia poderosa, que se ha estado beneficiando del poder político, con enormes beneficios económicos y con un futuro de mediano plazo promisorio y con mas posiciones políticas o administrativas seguras. Este es un currículum vitae impresionante que se ha ido forjando a través de los años, y de la pertenencia atinada al partido que promueve la corrupción ancestralmente. Todavía no se sabe si su precandidatura será efectiva, pero es indudable que Maricela tiene la vista sobre este objetivo en el mediano y el lago plazo. El siguiente perenne aspirante es Javier Ignacio Urbalejo Cinco, quien tiene en su historial de vida una denuncia penal interpuesta por varios regidores del XXI Ayuntamiento; así como una denuncia de juicio político interpuesta por once ciudadanos tecatenses, entre los que sobresalen cuatro expresidentes municipales –dos del PRI y dos del PAN– que no fue atendida por la XX Legislatura, quedando pisoteados los derechos de los ciudadanos. La denuncia tiene el ingrediente del delito más socorrido por los funcionarios públicos –sin importar el partido al cual pertenezcan– que es el enriquecimiento inexplicable e ilícito. Se le comprobó la pertenencia de más de diez automóviles –entre otras propiedades–, algunos de ellos de último modelo en esos años, que no pudo haber pagado ni con todo el dinero que se le solventó durante los tres años de gobierno. Ambos personajes forman parte del ala corrupta del PRI que desean seguir exprimiendo los recursos del erario en su propio beneficio. Ambos han utilizado el poder para provecho personal y de sus familias, y han dejado de lado los intereses ciudadanos. Ambos pueden ser funcionarios de elección popular nuevamente. Su partido, el PRI, no les podrá ninguna restricción a sus candidaturas. Vale. * El autor es licenciado en Economía con Maestría en Asuntos Internacionales por la UABC.

Comentarios