Columnas EDUCACIÓN

Educación

Por

Incertidumbre "Por el derecho a la libertad de expresión" La corrupción en los altos niveles de la administración municipal de Nereida Fuentes, alcaldesa de Tecate, es manifiesta y se reafirma invariablemente. En ese sentido, se sigue la misma secuencia de podredumbre de los ayuntamientos anteriores como si fuera la constante que se debe eternizar. No hay una sola manifestación por parte de la clase política priista local, que nos indique, a los ciudadanos, que hay un futuro cierto en el cercano plazo. Por el contrario, la incertidumbre nos frustra pues la consigna es dejar hacer dejar pasar. La alcaldesa que es la principal obligada por nuestro marco jurídico, pero también por la ética profesional –¿tendrá? – para atender, acotar y eliminar la corrupción, no mueve un solo dedo para aclarar o inicia las investigaciones obligadas para definir, legalmente, las responsabilidades de quienes, como el síndico procurador, Gerardo Sosa Minakata, están siendo acusado de cobro de piso y otros delitos graves. Duele observar que nada les preocupa ni atemoriza a estos rufianes burócratas, pues sienten la seguridad que les ofrece el PRI. Siguen viviendo su periodo en la burocracia con tranquilidad, mientras planean la forma de anexarse más recursos financieros municipales. A Sosa Minakata se le acusa de varios delitos mayores y es posible que nada le suceda. Los arreglos interpartidarios entre el PRI y el PAN, les han resuelto la vida a todos los ex alcaldes tecatenses. Mientras tanto, los regidores actuales no han sido capaces de actuar con dignidad. Con su apatía y valemadrismo les cubren las espaldas a estos delincuentes de cuello blanco. No puede dejar uno de pensar que a ellos también les llega parte de la tajada. En el Centro del país, el grupo parlamentario priista en el Senado de la República emitió un exhorto al Congreso de Baja California para que a través del Órgano de Fiscalización Superior investigue los contratos de obras otorgados por "Kiko" Vega de Lamadrid, gobernador de Baja California, a grupos económicos empresariales afines a sus intereses económicos. A pesar de que se quedan cortos estos hipócritas senadores priistas, apoyo plenamente el exhorto, pero deberían también extender esta petición para que se investiguen a los ex presidentes municipales de Tecate, al síndico procurador y a la propia alcaldesa, dueña de un rancho. Nereida Fuentes, que pudo haber pasado como la primera mujer presidente municipal en nuestra ciudad y que además se preocupó por defender la ley y nuestros intereses combatiendo la corrupción, es la más comprometida en proteger la podredumbre oficial. Su incapacidad para atender correctamente los principales problemas de Tecate es conocida por todos. La enorme ola de asesinatos del crimen organizado, las amenazas contra ella y sus policías, por medio de cabezas cercenadas, no la han movido ni un milímetro en su terca insistencia de que la delincuencia está controlada. Si no ha sido capaz de controlar a los delincuentes dentro de su gabinete, menos lo hará con ella misma y sus tendencias hacia la corrupción. Vale. * El autor es licenciado en Economía con Maestría en Asuntos Internacionales por la UABC.

Comentarios