No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y enterate de todo

Columnas Eduardo Ruiz-Healy

Eduardo Ruiz-Healy

Por

Los de MORENA deben aprender a ser Gobierno Muchos de los lopezobradoristas que actualmente forman parte de las fracciones mayoritarias del Congreso de la Unión y de los congresos estatales no tienen la más mínima idea de lo que son las responsabilidades, tareas y atribuciones de un legislador. Tampoco tienen una idea clara de lo que implica ser parte de un gobierno en funciones un gran porcentaje de quienes dentro de muy poco pertenecerán a la administración federal que presidirá Andrés Manuel López Obrador. Igualmente habría que añadir a los cinco gobiernos estatales que serán gobernados por morenistas: Rutilio Escandón (Chiapas), Claudia Sheinbaum (Ciudad de México), Cuauhtémoc Blanco (Morelos), Adán Augusto López (Tabasco) y Cuitláhuac García (Veracruz). Un porcentaje mayoritario de los lopezobradoristas que están llegando al poder se han opuesto a éste durante casi toda su vida y ahora, gracias a los resultados de las elecciones del 1 de julio pasado, pertenecen a la clase política que ejercerá el poder durante varios años, si no es que décadas. Salvo quienes militaron en las filas del PRI o del PAN y que ahora profesan fidelidad a AMLO, los seguidores del presidente electo piensan y actúan como si siguieran siendo oposición, y aquí incluyo a la mayoría de los experredistas que, pese a haber gobernado la CDMX y varios estados, nunca se integraron completamente al sistema político mexicano. Por eso no deben sorprendernos las conductas que durante las últimas semanas han asumido diversos senadores y diputados federales y locales que siguen creyendo que deben tomar la tribuna de sus respectivas cámaras cuando desean mostrar su inconformidad en torno a alguna cuestión; interrumpir a gritos e insultar a los funcionarios panistas, priistas o perredistas que ante ellos comparecen; llamar a que se desobedezcan o dejen de aplicar leyes que ellos juraron cumplir y hacer cumplir el día en que asumieron sus cargos. El mejor ejemplo de que algunos aún no entienden de qué se trata el asunto de gobernar ocurrió hace un par de días cuando el futuro comunicador social de la Presidencia de la República, Jesús Ramírez Cuevas, anunció que los diputados y senadores de MORENA aportarán de manera “voluntaria” parte de sus sueldos para cubrir el costo de la consulta que se realizará a fin de mes para conocer la opinión ciudadana sobre el próximo aeropuerto de la CDMX. Aparentemente, Chucho olvidó consultar antes de decir lo que dijo a los principales dirigentes del congreso federal, ya que el presidente de la Cámara de Diputados, Porfirio Muñoz Ledo, y el líder de los senadores morenistas, Ricardo Monreal, alzaron sus voces para asegurar que los legisladores de su partido no tienen por qué financiar la supuesta consulta, y menos ahora que gracias a la austeridad republicana perciben menos que sus antecesores. Tampoco recordó Ramírez Cuevas que su jefe ha reiterado que respetará los poderes legislativo y judicial y que nunca se entrometerá en sus asuntos. Lo peor es que no tomó en cuenta que Muñoz Ledo y Monreal son dos veteranos de la política que parecen no estar dispuestos a recibir órdenes de un novato como él; tal vez sí de su jefe, pero de él nunca. Se acerca el 1 de diciembre y la novatez del nuevo grupo gobernante es notoria. Urge que aprendan a ser gobierno o todo México pagará muy cara su inexperiencia. *El autor es periodista de radio y televisión.

Comentarios