No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y enterate de todo

Columnas EDUCACIÓN

Eduardo Ruiz-Healy

Por

Cumpleaños del PRI "Por el derecho a la libertad de expresión" Ochenta años cumplirá este mes el PRI en la vida política electoral en el país. Algo que pudiera considerarse como una hazaña digna de ser celebrada, nos trae a la memoria a los mexicanos lo más nefasto y corrupto que hemos tenido. Durante los años oscuros del surgimiento de este partido, su mayor logro fue apoderarse del poder público, utilizando todo tipo de artimañas, mismo que explotó hasta la saciedad. Como se ha denunciado ya en diversos libros, revistas y artículos periodísticos, con ellos se instauró la compra de votos; el surgimiento del voto corporativo; las amenazas contra quienes obligados a ser miembros de centrales sindicales obreras y campesinas, no siguieran las directrices de los líderes impuestos; la represión institucionalizada contra quienes se opusieran al voto corporativo; el robo de votos y de casillas con total impunidad; la votación de los muertos; la entrega ilegal de dinero en efectivo fuera de las urnas, y la franca represión física contra la oposición. Las denuncias de estos y otros delitos electorales nunca fueron formalmente investigadas, debido a la omnipresencia del partido en la vida política nacional. Es también el partido que preserva la corrupción en todos los ámbitos del poder público, y con la capacidad que siempre ha tenido para ubicar a sus miembros en puestos de representación popular, la ley, y todos sus efectos directos e indirectos, ha sido minimizada y en su lugar se han puesto componendas que arreglan las cosas. El que el propio Presidente de la República sea a todas luces culpable de hechos ilegales y actitudes corruptas, no había sido tan evidente hasta ahora con Peña Nieto, a quien se le descubre la propiedad de una casa blanca valuada en varios millones de pesos, que ni él ni su esposa pueden explicar de dónde los obtuvieron. Lo que parecía un increíble suceso, se replica cuando a otros funcionarios de primer nivel se les descubren también propiedades similares. Hechos delictivos graves cometidos por funcionarios de primero, segundo y tercer nivel, en los tres órdenes de gobierno, son ocultados y sus perpetradores protegidos y amparados. Las mañas que fueron tejiendo y con las cuales elaboraron la cobija de la impunidad, ya no son exclusivas del PRI, ahora el PAN, el PRD, el PT y todos los demás partidos se tapan con ella. Ese es el verdadero lastre que arrastra Meade y que no lo deja crecer como candidato, y que al final lo llevará a la peor de las derrotas. Los funcionarios de elección popular que llegan al poder lo hacen con la mira en las arcas gubernamentales, con las cuales se enriquecen impunemente. Los ejemplos en los ayuntamientos bajacalifornianos son muchos, las acciones que los podrían detener de sus raterías, no son ejecutadas porque los organismos gubernamentales protegen a quienes delinquen con los dineros del pueblo. Por eso no merece un cumpleaños feliz, sino un reclamo por su incompetencia, por su falta de apego a la legalidad y por su desprecio por la ley. El PRI a pesar de que no está muerto, está muerto. Vale. * El autor es licenciado en Economía con Maestría en Asuntos Internacionales por la UABC.

Comentarios