No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y enterate de todo

Columnas Codicia

De historia y algo más

Por

La codicia, que también es conocida como avaricia, es la tendencia a ser egoísta, tacaño y de acaparar todo para uno mismo. Una persona que es codiciosa querrá tener más de lo necesario o merecido, sobre todo cuando se trata de dinero, riqueza, poder, alimentos u otro tipo de posesiones. El siguiente relato es un ejemplo de ella. En una aldea de la India, había muchos monos callejeros, un buen día un comerciante llegó al pueblo a comprar estos monos, anunció que pagaría cien dólares por cada uno. Los aldeanos pensaron que el hombre estaba loco. Pensaron: ¿Cómo alguien puede comprar monos callejeros por ese precio? Aun así, algunas personas atraparon algunos monos y se los dieron a este comerciante y él les dio cien dólares por cada mono. Esta noticia se extendió como un reguero de pólvora y la gente atrapó monos y se los vendió al comerciante. Después de unos días, el comerciante anunció que ahora compraría los monos en doscientos dólares por cada uno. Los perezosos aldeanos también corrieron para atrapar a los monos restantes. Vendieron los monos restantes a doscientos dólares cada uno. Entonces el comerciante anunció que ahora los pagaría a quinientos dólares cada uno. Después de varios días sin dormir los aldeanos solamente lograron capturar a siete monos ya que era todo lo que quedaba. Los aldeanos esperaban ansiosamente el próximo anuncio. Entonces el comerciante anunció que se iría su casa por una semana y que cuando regresara les compraría los monos a mil dólares cada uno. Le pidió a su asistente que se hiciera cargo de los monos que compró. Se quedó solo cuidando a todos los monos en una jaula. El mercader se fue a su casa. Los aldeanos estaban muy tristes ya que no quedaban más monos para venderlos a mil dólares cada uno. Luego, el empleado les dijo que vendería algunos monos a setecientos dólares cada uno en secreto. Esta noticia se extendió como fuego. Dado que el comerciante compraría el mono a mil dólares cada uno, habría una ganancia de trescientos dólares por cada mono. Al día siguiente, los aldeanos hicieron una cola cerca de la jaula de los monos. El empleado vendió todos los monos a setecientos dólares cada uno. Los ricos compraron monos en grandes lotes. Los pobres tomaron prestado dinero de prestamistas de dinero y también compraron monos. Los aldeanos se ocuparon de sus monos y esperaron a que el mercader regresara. Pero nadie llego. Luego corrieron hacia el asistente, pero el también se había ido. Los aldeanos se dieron cuenta de que habían comprado los inútiles monos callejeros a setecientos dólares cada uno y no podían venderlos. Se iniciaran las campañas para ocupar más 3,400 puestos bien pagados, andan en busca de ellos exdiputados, exgobernadores, exsenadores y personas sin escrúpulos que se han cambiado hasta 4 veces de partidos políticos, algunos de ellos han vendido sus automóviles y casas, arriesgando lo poco o mucho te pudieran tener en aras de lograr uno de esos puestos, no les vaya a pasar lo que a los aldeanos del pueblo de la India. Habrá muchas personas que quiebren y que algunas personas sean muy ricas en este negocio de monos. jaimenavarro@tecnyco.com.mx *- El autor es ex presidente de la Federación de Colegios de Ingenieros Civiles de la República Mexicana.

Comentarios