No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y enterate de todo

Columnas Contra Corriente

Contra corriente

Por Ruben García Benavides

Era de esperar lo sucedido Da la impresión a observador atento a lo que está pasando con el presidente electo Andrés Manuel López Obrador, que lo que trae en su mente y lo convierte en hechos, es ni más ni menos lo que está buscando. En el caso del nuevo aeropuerto en varias ocasiones ha explicado que resulta demasiado costoso para la realidad económica del País. Que él dará la preferencia a construir dos pistas nuevas en el aeropuerto del ejercito de Santa Lucia. En una controversial situación al respecto, las opiniones del publico se encuentran divididas: el sector profesional especialistas y técnicos al respecto, incluyendo una buena parte de los empresarios y opinantes destacados de los medios informativos apoyan la construcción del nuevo aeropuerto; otro grupo, el presidencialista y como siempre los incondicionales del nuevo presidente argumentan en favor de la construcción de las dos pistas en Andalucía. Lo más increíble de toda esta confusión es que el mismo Obrador se encarga de atizar fuego a la hoguera: Por una parte, anuncia que habrá respecto por el dialogo y la consulta democrática; por otra parte anuncia y persiste en que será una consulta popular la que decida el rumbo a tomar en este conflicto El nuevo mandatario, sabe su juego; y de hecho jugar con fuego no es muy recomendable. En su primera consulta al pueblo, a la gente sobre todo que habita las zonas del nuevo aeropuerto, nuestro presidente obtuvo de inmediato la respuesta: ¡Muera el nuevo aeropuerto; que se suspenda el continuar con su construcción, no lo permitiremos!, con machete en mano vociferaban algunos asistentes a esta primera consulta popular. Era de esperar lo sucedido. Obrador sabe de esta reacción; conoce esta respuesta de antemano y es lo que, es posible, el nuevo mandatario anda buscando: Estos mítines agresivos y de protesta son los meros moles de nuestro gobernante y pese a que tiene en su plan de trabajo proyectos de gran alcance para la prosperidad del País, sobretodo en el Sur, incluyendo Centro América.-Otro tema- Habrá muchas consultas al pueblo entorno al aeropuerto, pero todas resultaran una estrategia programada en la mente de Obrador. Andrés Manuel está en contra de seguir con la construcción, sobre todo por su costo, pero a la vez, porque lo dijo en campaña y no se quiere traicionar así mismo. Su persistencia en mucho de lo que ha venido anunciando, en buena parte, es su populismo; el afán de quedar bien con las multitudes. Regresar, por ejemplo, a sus plazas a todos los maestros despedidos. Bien o mal es un gesto populista y nada tiene de malo serlo; lo negativo que esta actitud pudiera resultar para medidas ya tomadas en beneficio de la niñez es lo fundamental de esta idea. Si los maestros no se ajustan a las nuevas reglas de la educación por la causas que sean, no merecen ser premiados. Que regresen los profesores a sus trabajos es una medida justa, pero a la vez populista y serlo; (populistas),nada tiene de malo; serlo por el afán de ser admirado, querido, aplaudido, ya es otra cosa. ¿En dónde está la bolita…? * El autor es artista plástico.

Comentarios