No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y enterate de todo

Columnas Contra Corriente

Contra corriente

Por Ruben García Benavides

Lo prometido es deuda Hará unos dos meses, quizás menos, que escribí lo siguiente, palabras más palabra, menos: Son demasiadas las promesas de Andrés Manuel López Obrador, en caso de que llegue a la presidencia. Hoy ya es presidente electo y hasta hace poco seguía a con sus misma rutina “prometeica” En aquella columna dije: El pueblo de México se daría por bien pagado si solo terminara con la inseguridad. Con este logro, el presidente que pasaría la historia como el mejor mandatario por décadas. Hoy al parecer, López Obrador se empieza a dar cuenta de sus alcances como presidente electo. Hoy, (hace cuatro días) hizo una declaración en uno de sus discursos. Todo pueblo, lo escuchaba, como a él le gusta. (No textual). Son muchas las promesas que he venido haciendo al pueblo de México; son enormes los recursos que requiere el gobierno; mi gobierno para cumplirlas: Cumpliré con todo lo prometido; haremos lo posible para que mis ofertas de campaña sean cumplidas; pero, ( un pero…enorme, larguísimo), los recursos no nos alcanzarán, somos un país en crisis, en banca rota, (como siempre exagerando) Disculpe lector cambiaré de tema: Hoy, septiembre 19, Obrador Dijo a los habitantes de Tijuana, Baja California, que todas las enormes crisis de seguridad entre incluyó los dos camiones transitando por las calles de Guadalajara, cargados de cadáveres, con sus respectivas consecuencias; que estos muertos, los de Ayotzinapa y lo que se le pueda agregar son: “El producto del fraude electoral del 2006” – _Hágame usted el favor_ Dijo esto ante la multitud y ante las cámaras de los medios y Obrador, el nuevo presidente siguió su camino entre las multitudes con un enorme disimulo…. No se vale. De hecho, con esta idea, dijo a la multitud, que el antecesor de Peña Nieto, Felipe Calderón, llegó al gobierno de México por un fraude electoral. ¿Te das cuenta? Ese es nuestro nuevo ´residente. Regreso. Respeto las grandes cosas que trae en la mente. Tanto sus promesas, pero no su acusación de fraude; asunto juzgado. Obrador. Promete, acusa, dice sus ideas con frecuencia pensando en campaña política, para ganar votos. Pero hoy es el presidente de México y la norma de sus declaraciones prometedoras de todo deberían ser la responsabilidad del nuevo presidente y no la de un político que pareciera que aun anda en campaña. Volviendo a la ,vez, al tema de las finanzas y sus promesas multitudinarias. Lo que dije hace ya un par de meses: muchas: promesas difícil de cumplir. Ya con que resolviera el enorme problema de la inseguridad en México sería lo suficiente para ser considerado el mejor presidente de México por décadas. A la vez, Olga Sánchez Cordera su nueva en su nueva secretaria de Gobernación en referencia a la crítica enorme de la mayoría de opinantes responsables al respecto, en contra de Obrador sobre todo porque afirma, Obrador, estamos en crisis, somos un país “quebrado”; la señora doctora en algo; quizás Ciencias Politicas, dijo lo siguiente: Bueno, haremos lo humanamente posible; cumpliremos las promesas pero; un pero otra vez grandote, más grande que la torre Latinoamericana. Y las promesas siguen; pero los pocos recursos con que se cuenta, no son los culpables. * El autor es artista plástico.

Comentarios