No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y enterate de todo

Columnas Contra Corriente

Contra corriente

Por Ruben García Benavides

Muchas promesas, pero... Muy complicado el panorama para el presidente de México, cumplir con tantas promesas que de hecho las ha realizado, al calor de su llegada, pero que, por ser tantas, difícil o imposible cumplirlas. o sacarla adelante en un corto plazo. Al respecto y atendiendo a sus propias palabras, por ejemplo, dijo:, en referencia a la de centralización de la ciudad de México, de distintas secretarias; no textual: Todo a su tiempo. Nada por la fuerza. se realizarán primero los cambios estructurales necesarios sobre todo educativo y de vivienda de estas familias. Reitero que esta descentralización lleva tiempo, y siempre con el acuerdo de los trabajadores y sus familias; nada improvisado; se requiere de estudio y planificación. Pero urge a la vez, descentralizar para repartir en todo el país las zonas de progreso de trabajo y prosperidad. Queda claro con esto, que las múltiples iniciativas del López Obrador están en su mete y en sus proyectos pero nada se realizara en una relativa urgenciay sí todo planificado. Me interesa en lo particular hacer menciona la inseguridad en el País. Con esta enorme tarea o compromiso, de ser resuelto, el pueblo de México sin duda le estaría en extremo agradecido. Nada fácil, por cierto. La criminalidad en nuestro Pais, se desfasa, se pierde en la impotencia misma de todo gobierno. El crimen organizado en México no está sujeto a normas, ni acuerdos entre instancias del gobierno y los criminales. La criminalidad en México es aun peor que una guerrilla, colombiana. Los criminales no están sujetos a Alguno. Estos masan sus fortunas y reclutan su gente por la necesidad miasma del pueblo. Se movilizan en la montaña, la selva y las ciudades con absoluta seguridad de su impunidad; seguros de que, de ser encontrados, pagaran con la cárcel pero confiados a la vez de que por cada criminal en la cárcel, se se despliegan miles a lo largo y ancho del territorio nacional. El cinismo de los criminales es acompañado con una sonrisita y millones de pesos que logran con el narco, los huichicoleros, (¿así se escribe?), los secuestros y los atracos a los bancos y los medios de transporte. Sus ganancias no tienen precio y son impunemente disfrutadas al calor de la impotencia del gobierno, incapacidad para apresarlos a todos. El crimen organizados en México no tiene fin, ni forma alguna de ser exterminado. Los criminales van del “ brazo y por la calle” con las autoridades,, dicho sea metafóricamente; es decir, le dan al gobierno ”veinte y las malas” Asesinar cuatro, cinco o diez o más personas y enterrarla en los patios traseros o en cualquier portero a la luz de la oscuridad; a la luz de la noche, es lo que los hace estar seguros de su impunidad y a la vez de sus actos Difícil tarea para el nuevo presidente de México por más que se desplieguen veinte, treinta o más comisiones investigadoras y responsable de encontrar una salida. No hay salida posible y si la hubiera, con este solo hecho el pueblo de México estaría suficiente agradecido con AMLO: Algún comentador de prestigio de la televisión dijo: Con esta tarea cumplida sería suficiente para reconocerle a nuevo presidente, de por vida y en la historia su enorme .entrega. De hecho, a la guerrilla colombiana por ejemplo se, puede negociar de frente o de cara a sus líderes. En la criminalidad en México no existe un líder; existen decenas y si se detiene a algunos otros tantos quedan a la deriva; cometiendo cientos de crimines al calor de la impunidad. * El autor es artista plástico.

Comentarios