No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y enterate de todo

Columnas CONCIENCIA CIUDADANA

Conciencia Ciudadana

Por

Recordar es vivir Junto con muchas personas de juventud acumulada, tuve la alegría de asistir al Palenque del FEX en ésta ciudad, donde cuatro de los ídolos de los años sesentas, Alberto Vázquez, César Costa, Angélica María y Enrique Guzmán, nos deleitaron con sus canciones, haciéndonos recordar bellos momentos que acompañaron nuestra juventud, nuestros sueños, alegrías, ilusiones y hasta decepciones. El ambiente fue de mucha alegría, aunque también de nostalgia, a una época que vivimos intensamente, que nos dejó tantos recuerdos, inquietudes, lágrimas y sonrisas, donde la amistad, el noviazgo, y el amor tenían un verdadero valor, un significado completamente sano, diferente al de los jóvenes de hoy. Fue muy estimulante ver a personas hasta con andadera, bastón y dificultad para caminar, disfrutar, cantar emocionados junto con los intérpretes, esas hermosas canciones que nos trasladaron a momentos felices de nuestra juventud. Les aplaudimos hasta el cansancio, orgullosos de pertenecer a una generación tan especial y de tanta riqueza humana y espiritual. Nuestra generación no tuvo acceso a medios o juegos electrónicos digitales, pero ni los necesitamos. De niños, aun cuando no tuviéramos tantos juguetes, fuimos felices, no nos faltaron juegos, porque los inventábamos, gozando desde las canicas, la matatena, hasta brincar la cuerda, los encantados, las escondidas, el bebe leche. Juegos que hacían desarrollar nuestra creatividad, y de paso nos mantenían con salud; casi no había gordos en ese tiempo. Ahora abundan, porque en lugar de correr, pasan mucho tiempo sentados jugando ex box, juegos electrónicos en computadoras o celulares, lo cual además de reducir su capacidad mental, los hace adictos y pre dispuestos a gritos, violencia verbal y física. Nosotros gracias a Dios, vivimos una juventud sana y feliz; nuestros padres y maestros nos inculcaron que fuimos hechos para el amor verdadero, para la belleza, la amistad y la alegría que empieza ya en ésta vida y se extiende hasta la eternidad. Nos enseñaron a ser jóvenes auténticos, el valor del esfuerzo y el peligro de la mediocridad y lo efímero. Esto era reforzado en los medios. Los programas de radio y televisión de entonces transmitían valores, hasta en las novelas. El contenido de canciones, como las interpretadas en éste concierto, hablaban de respeto, delicadeza, romance, amistad, que nos hacían pensar y querer superarnos. ¡Que diferente ahora ¡ Niños y jóvenes sin valores, sin buenos ejemplos en casa, solos, con todos los medios a su alcance, la mayoría contaminados con ideologías perversas, libros de texto plagados de erotismo, de confusión en su identidad como hombre y mujer, canciones vulgares, con total falta de respeto a su dignidad. Padres permisivos, distraídos en hacer dinero, supliendo con “cosas” la atención y el cariño que éstos necesitan. .¿que clase de adultos serán en un futuro? Dicen que recordar es vivir, y que cada época tiene sus riquezas, pero sinceramente creo que nuestra generación fue especialmente bendecida. Solo nos queda agradecerlo y transmitir esta experiencia, a los niños que amamos, para que descubran en la realidad de éste mundo, lo bueno y valioso de la vida que a nosotros como un regalo, nos tocó disfrutar. ¡Mujer mexicana forja tu Patria ¡ * La autora es consejera familiar.

Comentarios