No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y enterate de todo

Columnas CONCIENCIA CIUDADANA

Conciencia Ciudadana

Por

EL PROBLEMA ES NUESTRO Esta semana anduve caminando por el centro de la ciudad, dándome cuenta del estado tan deplorable en que se encuentra. El olor fétido en algunas cuadras era insoportable, mugre por todos lados, incluso montones cubiertos con cal, que luego me percaté, eran heces fecales me imagino dequienes viven en la calle, migrantes, perturbados mentales, limosneros, a las que alguien cubre, para contrarrestar la contaminación y el olor. Algunos negocios cerrados, otros sobreviviendo a pesar dela falta de atención de autoridades y del yugo del SAT, en fin, un reflejo de lo que somos y estamos viviendo hoy. Esta realidad es el resultado de la enorme cantidad de mexicanos sin educación ni cultura, sin deseos de superación, ni de demostrarse a sí mismos que pueden ser iguales o mejores que nuestros vecinos. Viven al “ahí se va”, “me vale”, en un conformismo que no les permite ver más allá de su nariz. ¿ Por qué? Porque están acostumbrados al cochinero, empezando por el de su propia casa y vecindario. Porque basan su criterio en la basura que ven por televisión, las tvnovelas, que sin reflexionar, los llevan a vivir un mundo ficticio, cómodo, sin actitudes positivas de saber más, deleer, investigar, prepararse….Y desgraciadamente éste ambiente es el caldo de cultivo para cuando hay elecciones, triunfe el más populista, el que más prometa “bienestar”, “Tú no te preocupes, sigue así, yo te daré todo sin que te molestes”. Por eso, mientras el mexicano no tenga una transformación de fondo, asuma su tarea y sea responsable, gane quien gane la elección, seguiremos hundidos. El verdadero cambio no nos lo va a dar quien triunfe, sino nosotros, en la medida en que tengamos la voluntad de cambiar nuestros hábitos y actitudes. México será otro, cuando empiece a incomodarnos el desorden, la suciedad de nuestra propia casa. Cuando nos esforcemos por tener calles limpias, mares sin contaminación; mientras una persona no se sienta incómoda manteniendo un mugrero en su recamara o en su carro, significa una sola cosa: su mente no ha cambiado. No le molesta el desorden porque su propia manera de pensar y de sentir es caótica. Está identificada con ello; si le parece normal vivir con todo de cabeza, su ropa desperdigada por la casa, es una representación inconsciente para tomar decisiones. El tipo que ves arrojando basura por la ventanilla de su auto, no es diferente a la gente a su alrededor que no le dice nada. ¿Quieres saber qué clase de gobierno merecemos? Observa como dejamos las playas después de cada período vacacional. ¡He ahí nuestro auténtico nivel y calidad social! Asómate a los baños de gasolineras y restaurantes. Las condiciones en que dejamos las salas de cine, eso que ves ahí es el México promedio. Y ¿Sabes que es lo más triste? Que nos parece normal. Nos hemos acostumbrado a verlo con indiferencia. Mira como tiene la gente las fachadas de sus casas. Observa y escucha qué dicen y cómo se comportan nuestros estudiantes al salir de la secundaria. He ahí el futuro. Eso es lo que viene, si no cambiamos, no importa quien gane las elecciones. ¡Mujer mexicana forja tu Patria ¡ * La autora es consejera familiar.

Comentarios