No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y enterate de todo

Columnas 2018, año de cambio

Conciencia Ciudadana

Por

Hoy es el primer día del 2018, un año que se nos presenta lleno de conflictos y retos a enfrentar y superar; en lo político por ser un año electoral, que no hay ni a quién irle, dado el desprestigio de todos los partidos, la deshonestidad e incongruencia de sus alianzas y la forma en que nos han fallado tantas autoridades. En lo social, viviendo en una sociedad cada vez más descompuesta, debido a la falta de educación en valores, y de medios de comunicación basura dedicados a transmitir vulgaridades y antivalores. En lo económico, enfrentando la pobreza extrema de millones de compatriotas, que como ya hemos comprobado no va a resolver ningún gobierno, sino que tendremos que afrontar todos unidos como mexicanos. Y en lo espiritual, cada vez más alejados de Dios, viviendo una vida egoísta y hedonista, adorando ídolos de barro, el dinero, el placer, las cosas materiales, los lujos, etc. Un panorama nada halagador que, sin embargo, unidos podemos mejorar, no sin infinidad de dificultades, pero solidarios, con la ayuda de Dios y sin perder la esperanza, pensando ante todo en el bien común. Al terminar este año, lo primero que se nos viene a la mente es el agradecimiento. ¡Hay tanto que agradecer: La vida, la salud, la familia, tener un hogar, comida suficiente, ropa…! ¿Cuántas personas carecen de lo más mínimo?, ¿quiénes somos para tenerlo todo?, ¿qué hemos hecho para merecerlo? Y lo más importante, ¿le hemos agradecido suficientemente a Dios por todos estos regalos? No basta decir “gracias”, sino tener en este año que inicia una nueva actitud, una nueva forma de pensar, menos en nosotros mismos y más en todos aquellos que necesitan de nuestra ayuda, amor y compañía. Y precisamente en referencia al cambio que significa el comienzo de un nuevo año, les transcribo el mensaje sencillo pero profundo del Papa Francisco que comienza diciendo: “Si el amarillo atrajera dinero, los bomberos serían millonarios. Si el blanco atrajera paz, ningún médico viviría nervioso. Si el rojo atrajera el amor, los matrimonios nunca se separarían". De nada sirve usar este o aquel color de ropa en el cambio de año, si no asumimos actitudes nuevas. De nada sirve usar ropas rojas, blancas o comer esta o aquella fruta…. Es necesario hacer propósitos firmes para el 2018: ser mejores padres, mejores esposos, mejores hijos, mejores cristianos, ¡año nuevo vida nueva! ¿Por qué no proponernos abrazar más, gritar menos, perdonar más, odiar menos, orar más, juzgar menos, agradecer más, quejarnos menos, hacer más, hablar menos, escuchar más, comprender y amar más. Es necesario que Jesús ocupe más espacio y tiempo en nuestro corazón, en nuestros pensamientos y que influya más en nuestro comportamiento. Así, de verdad tendremos un mejor año nuevo. Eso deseo para todos ustedes con abundantes bendiciones.” México necesita hoy mejores mexicanos. Dejar de lado esa actitud de confort e indiferencia que nos ha hecho cómplices de los abusos e irresponsabilidades de quienes nos han gobernado. Este 2018, de nosotros y no del gobierno depende el desarrollo y bienestar de nuestros hermanos. ¡Mujer mexicana forja tu Patria! *La autora es orientadora familiar.

Comentarios