No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y enterate de todo

Columnas COLUMNA HUÉSPED

Columna Huésped

Por

Para saber dónde estamos parados En la introducción a 'Estudios sobre comunicación en Baja California. Referencias documentales 1943-2014' (UABC, 2014), Fernando Vizcarra, su autor, señala que en este libro se propuso "establecer un panorama descriptivo sobre aquellas publicaciones encaminadas a producir conocimiento y reflexión acerca de los fenómenos comunicacionales relacionados en su sentido más amplio con el entorno bajacaliforniano". Con tal propósito, Vizcarra reunió "textos de carácter académico, periodístico y de divulgación, así como tesis y trabajos terminales de posgrado". Como una guía histórica del campo de la investigación y divulgación de los medios de comunicación en Baja California, este libro es un manual para todos los interesados en esta área del saber. Es decir: es un mapa de las distintas aproximaciones –mayoritariamente académicas en autores y medios impresos– a las ciencias de la comunicación desde el cuaderno sobre el periodismo de la entidad redactado en 1943 hasta nuestros días. Como mapa para orientarse en el territorio de los estudios comunicacionales, Fernando Vizcarra indica las principales revistas que han dado espacio a estas indagaciones y reflexiones, entre ellas Semillero de Ideas (UABC) con 27 artículos publicados; Yubai (UABC) con 19, Travesía (UABC) con 16, Communicare (independiente) con 14 y la Revista Universitaria UABC con 14. Otras revistas que destacan han sido o son publicadas en la ciudad de México (Revista Mexicana de Comunicación, Cultura Norte y Tierra Adentro) o son revistas culturales estatales como Esquina Baja y Tijuana Metro. A la vez, en relación a las revistas de investigación sobresalen Razón y Palabra (Tecnológico de Monterrey), Estudios sobre Culturas Contemporáneas (Universidad de Colima), Estudios Fronterizos (UABC), Anuario de Investigación de la Comunicación (Coneicc) y Culturales (UABC). Si nos enfocamos en los autores con mayor número de publicaciones sobre temas comunicacionales, Vizcarra expone que son Norma Iglesias (Colef-SDSU) con 36 publicaciones, José Manuel Valenzuela (Colef) con 36, el propio Fernando Vizcarra (UABC) con 36, Gabriel Trujillo Muñoz (UABC) con 35, Manuel Ortiz Marín (UABC) con 33, Maricela López Ornelas (UABC) con 25, Jesús Becerra (UABC-Universidad Autónoma de Zacatecas) con 23, Hugo Méndez Fierro (UABC) con 22 y José Carlos Lozano (Universidad de Guadalajara-Universidad de Texas) con 17. Como se puede apreciar, El Colegio de la Frontera Norte y la Universidad Autónoma de Baja California son los centros académicos con más investigadores sobre esta temática. Sin duda, Estudios sobre Comunicación en Baja California es un panorama necesario de nuestros esfuerzos por indagar en este campo del conocimiento y será de gran ayuda a futuros investigadores de los medios de comunicación en nuestra entidad y en la frontera Norte mexicana. Esperemos que su autor prosiga con esta tarea, proporcionándonos un mapa que vaya más allá de las referencias por autores y lleve a cabo uno de referencias por temas específicos: radio, televisión, internet, lenguaje, fotografía, periodismo, cine, públicos, para conocer mejor en qué áreas hemos profundizado y cuáles nos faltan por explorar. Como lo precisa el propio Fernando: "Las realidades sociales y culturales exigen observaciones sistemáticas de mediano y largo plazo. Sólo son comprensibles a partir de su propia historicidad." Esto es: a partir de reflexionar sobre lo hecho y obtenido, sobre lo que ha cambiado y lo que sigue presente, podemos vislumbrar nuestros logros e intereses en el campo comunicacional de Baja California, podemos ver con claridad hasta dónde hemos llegado y cuántos territorio nos faltan por cartografiar. A cuatro años de distancia de la edición de este libro es tiempo de ver otras áreas de la cultura bajacaliforniana y examinar con atención qué tanto sabemos o hemos aportado a su conocimiento, difusión e investigación. Pongamos el caso de las artes hechas en nuestra entidad, pensemos en las artes literarias, visuales, musicales o escénicas y hagamos un recuento de los estudios realizados acerca de las mismas. ¿Qué veremos más allá de las notas informativas, sociales o de espectáculos? ¿Cuántos libros, artículos en revistas especializadas o ensayos históricos hay publicados sobre las manifestaciones artísticas que aquí se llevan a cabo? ¿Ya hemos logrado crear un panorama esclarecedor de lo que nuestros creadores y nuestros promotores culturales han hecho, en nuestro estado, para valorar las aportaciones de Baja California al resto del país y del mundo? Son preguntas pertinentes para mínimamente saber dónde estamos parados, qué cultura es la nuestra, cuántos logros nos pertenecen, ¿no creen? * El autor es escritor y miembro de la Academia Mexicana de la Lengua.

Comentarios