No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y enterate de todo

Columnas Círculo Rojo

Circulo Rojo

Por Carmen Aristegui

Chihuahua El proceso judicial echado a andar en contra del ex gobernador de Chihuahua César Duarte Jáquez y los implicados en la trama, ha entrado en una fase expansiva que no parece tener punto de retorno. No se trata solamente de investigaciones sobre peculado o enriquecimiento ilícito de un ex gobernador rapaz. Se trata de una investigación en torno a una red de corrupción y financiamiento ilegal de campañas políticas y componendas millonarias cuyo alcance roza ya los más altos niveles de la política mexicana. Podría ser ésta la investigación por donde empiece el desfondamiento del esquema histórico de corrupción político electoral que ha prevalecido en México. Así empezó el Lava jato en Brasil. Así, la operación Manos limpias en Italia. Las causas penales abiertas por fiscal César Augusto Peniche, contenidas en 39 carpetas, registran testimonios de exfuncionarios del círculo más cercano al ex gobernador Duarte y registros documentales que permitieron obtener 10 órdenes de aprehensión en contra del ex gobernador chihuahuense. A esas 10 órdenes se agrega la que obtuvo, en el ámbito federal, el hoy ex titular de la Fepade, Santiago Nieto, echado de la PGR en un desaseado proceso. Nieto no solo empezaba a investigar el caso Odebrecht, sino que también había abierto una causa penal contra César Duarte. Hasta ayer se conocían -gracias a lo publicado por Reforma y al reportaje especial publicado en el NYT- fragmentos de los testimonios de funcionarios de Hacienda y Educación del estado que describieron cómo se habría coordinado el fondeo con recursos millonarios provenientes de la SHCP a los estados de Chihuahua, Tamaulipas y Veracruz quienes, con el mismo modelo, los habrían triangulado -vía contratos con ciertas empresas- para financiar campañas electorales. Ex funcionarios del estado declararon ante el Ministerio Público que la triangulación de recursos había sido avalada y convenida con la Secretaría de Hacienda del gobierno federal y pactada, a su vez, con el entonces presidente nacional del PRI, Manlio Fabio Beltrones. Sin embargo, no solo de declaraciones de alto voltaje están hechas estas investigaciones. Ayer el gobernador Javier Corral hizo una revelación que habrá cortado la respiración de más de uno. Encontraron los documentos secretos de César Duarte. La Fiscalía del estado encontró en el sótano de la casa del ex gobernador cajas fuertes en las que encontraron documentos firmados por quienes recibían dinero o apoyos del gobierno de Chihuahua. César Duarte, dijo Corral, "...conservaba mucha documentación de a quiénes hacía recibir, con su firma, distintas cantidades y apoyos, una nómina secreta". El hallazgo: "...fue determinante para abrir diez carpetas de investigación". A través de esa documentación se establecieron vínculos entre propiedades y prestanombres, así como del desvío de recursos del estado para financiar campañas del PRI, según explicó el gobernador. César Duarte, dijo Corral, "no sólo es un corrupto, sino un gran corruptor". Además de dichos, la fiscalía tiene en su poder documentos para probarlo. ¿Qué contienen esos documentos y hasta dónde llega la trama? Si las investigaciones continúan en ese ritmo, no faltará mucho para saberlo. El asunto había ya dado un vuelco en diciembre cuando fue detenido Alejandro Gutiérrez Gutiérrez, pieza clave del entramado. La detención cimbró la estructura e hizo reaccionar al gobierno de la República. La torpe y autoritaria intentona de la Secretaría de Hacienda -que decidió retener recursos millonarios que corresponden al estado, hasta no conocer "el alcance de las investigaciones"- no ha hecho sino provocar una crisis y la reacción de denuncia del gobernador Javier Corral, quien afirma que se castiga al pueblo de Chihuahua por las investigaciones sobre corrupción que realiza el gobierno que encabeza. Este sábado 20 partirá de Ciudad Juárez a la Ciudad de México una caravana por la dignidad del pueblo de Chihuahua y en defensa del federalismo. La PGR anunció, finalmente, que solicitará a "un país" la captura con fines de extradición de "un ex gobernador de Chihuahua" que no puede ser otro más que César Duarte Jáquez. ¿Anunciar públicamente que se presentará ya la solicitud de captura para la extradición tuvo como propósito solo informar a la opinión pública del hecho o se trató de alertar al exgobernador prófugo para efectos de que entienda que el agua ha llegado a los aparejos y que tiene que tomar providencias? * La autora es periodista.

Comentarios