No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y enterate de todo

Columnas CAMELOT

Camelot

Alejandra "Somos lo que hacemos" La vida es un regalo poco probable debido a que nuestras posibilidades de estar en ella son infinitamente escasas, el hecho de solo meditar respecto a todas las combinaciones y coincidencias que se conjugaron durante millones de años y miles de generaciones que nos precedieron hace perder a uno el aliento; hay gente que piensa en esto y ve el rostro de Dios, existimos algunos otros caraduras que no, pero no por ello dejo de estar consciente de lo increíblemente afortunado que soy por estar aquí, si a eso le sumo coincidir con mi familia, mis hijos, mis amigos y por tener a Ale como compañera de este increíble viaje, soy al igual que usted, inmensamente afortunado. Hoy es el cumpleaños de Alejandra, le persona que ha hecho posible entender que mi presente no se puede explicar sin su sonrisa, sin su aliento para corregir lo que debo y para no claudicar en el esfuerzo que implica no ser un desastre en mi vida diaria; a ella le debo la magia que significa la presencia de Isabella en mi vida, así como el no dejar de sorprenderme todos los días cuando descubro la alegría de vivir de la mano de Francisco. Todos tenemos en nuestra vida gente que marca nuestro existir, sin ellos nuestro presente no se explicaría y el futuro no sería nada más que una borrosa idea y no certeza de buen puerto para anclar el alma. Hoy quiero decirle a Alejandra que ella es la certeza más grande en todo el camino que he recorrido, sé de sobra que dónde ella esté está mi casa, mis querencias, mis ausencias y mis sueños por venir, sé claramente que en mis días de tormenta ella será el faro que me guíe a resguardo, sé que si ella está todo estará bien, sé que si ella me acompaña la adversidad siempre será menor. Cuando Emiliano se fue una parte de mi corazón partió con él, los padres sabemos que para eso sirve, para que un pedazo del mismo siempre se quede con los hijos, Ale tuvo la grandeza de dejar el suyo con él y construirse otro tan grande para seguir acompañándonos a todos, a Isabella, a la abuela y a los abuelos, a los tíos y a todos los que lloramos su partida. Alejandra ha encontrado el regalo de compartir su felicidad contagiando sonrisas por donde pasa, no es casualidad que sea la tía favorita, la prima preferida o la mejor hija posible aunque haya sido hija única; Ale sabe querer tanto que todos los días tiene tiempo para poder ver a sus más de cuarenta hijos postizos que conforman Refugio de Amor, ella está convencida de que todos tiene un padecimiento mental, yo, yo lo estoy de que con tal de verla llegar por las mañanas algunos han decidido fingirlo; ¡ja, ellos todavía creen que no me he dado cuenta! Cuando mi suegro se refiere a ella o a Isabella, su nieta, el brillo de sus ojos es muy especial, poco importa ser un abuelo bipolar cuando se tiene una hija tan especial. Lo increíble de esta vida es vivirla y si se tiene la oportunidad de hacerlo con la gente que uno quiere resulta ser un regalo excepcional; Ale gracias por estar. El autor es empresario, ex dirigente de la Coparmex Mexicali.

Comentarios