No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y enterate de todo

Columnas CAMELOT

Camelot

Libertad "Somos lo que hacemos" Un rasgo de nuestros tiempos es el amarillismo con el cual juzgamos nuestra época, tal parece que la falta de reflexión y en muchos casos el malhumor social nos llevan a asumir a nuestra generación y su entorno como el peor posible, vivimos constantemente rememorando nuestro pasado para seguir apesadumbrándonos de nuestro presente, nada más ajeno a la realidad. Bienvenido a este Camelot, la puerta está abierta, usted decide si pasa o no, esta es su casa. La libertad es hoy en día el común denominador de la mayoría de nosotros, no puedo dejar de lado la esclavitud real que represente la pobreza, pero aún en ello hoy existe el menor número de personas en esta situación que haya habido en la historia. Los avances de la ciencia, y su posterior desarrollo tecnológico han sido los ejes que han hecho posible el desarrollo sustentable de nuestra especie, reflexionemos al respecto: hoy en día los seres humanos tenemos la mayor esperanza de vida, la salud es prácticamente un bien universal, las vacunas han hecho que nuestros niños lleguen a la edad adulta sanos y con posibilidades de desarrollo, nunca antes la humanidad había experimentado un periodo de paz sostenida sólo interrumpido por algunos conflictos armados localizado en regiones específicas de nuestro planeta; hoy los padres de familia llegan a ser viejos sin la necesidad de haber enterrado a sus hijos por haber tenido que ofrendar con su vida para honrar, ya sea a la patria, a la religión o al reinado en turno. Somos libres de escoger, de pensar, de casarnos, de hacer amigos, de estudiar, de tener actividades dedicadas al ocio, de expresarnos, somos libres de decidir lo que consideramos necesario decidir, somos libres de discernir y manifestarlo públicamente, somos libres de hacer o no política en dónde nos venga en gana, somos libres de decir cuántos hijos tener y cómo educarlos, somos libres de enfermedades que antes acabaron con países enteros en unas cuantas semanas, somos libres de actuar, dentro de un marco legal, de decidir cuando antes algunos decidían por casi todos; somos tan libres que muchos confunden la libertad con el libertinaje. Si somos tan libres ¿por qué seguir asumiéndonos como el peor momento de la historia inmediata?, ¿por qué seguir siendo víctimas de nuestro pesimismo?, es que lo anteriormente argumentado no sólo es válido para el mundo en general, por supuesto que lo es para nuestro país; no pretendo ser parte de campaña política alguna, de verdad creo que nuestra gente, que nosotros mismos estamos mejor que nunca, lo reto a, con excepción de temas de violencia medida en número de víctimas por cada 100 mil habitantes, confrontemos indicador alguno para darnos cuenta de lo que como sociedad hemos avanzado. Claro que falta mucho por hacer, tristemente en nuestros estado y en el país, la corrupción gubernamental ha llegado a niveles insostenibles, pero también es claro que su servidor no sólo puede hablar de ello y poner nombre y apellido a funcionarios y empresarios corruptos, sino que podemos votar por opciones políticas que se comprometan con una agenda ciudadana para acabar con ello, ¿cuándo en el pasado se había visto?, por supuesto hay mucho por hacer, pero el camino parece ser el correcto, falta que los ciudadanos usemos nuestra libertad para recorrerlo. El autor es empresario, ex dirigente de la Coparmex Mexicali.

Comentarios