No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y enterate de todo

Columnas CAMELOT

Camelot

El populismo y las formas de Andrés Manuel "Somos lo que hacemos" Si el día de hoy fuera la elección para Presidente sin lugar a dudas Andrés Manuel López Obrador sería el ganador. Personalmente no comulgo con sus ideas y con la forma de hacer política, estoy en marcado desacuerdo con la doble moral que ha llevado con sus colaboradores, en la falta de propuestas concretas más allá de sus alusiones personales a cómo resolverá los principales problemas del país; por otro lado entiendo perfectamente su carisma y la ilusión de cambio que su figura despierta ante un profundo hartazgo de la sociedad al PRI, al PAN y al PRD. Me preocupan sus ocurrencias, su discurso clientelar, su falta de transparencia suficientemente documentada a través de su aceptación de la corrupción, claro siempre y cuando sea para su movimiento, de ahí la nula posibilidad de justificar sus ingresos y su reitera negativa a presentar declaración de ingresos y mucho menos de impuestos, esto es, su total falta de transparencia respecto al origen de sus recursos, me preocupa su “democracia de tómbola y mano alzada”, resultante en una política clientelar, ¿Recuerdan a Juanito en Iztapalapa?, su ya célebre “Al diablo con las instituciones” o la joya “Que se joda Pemex, ya llegaré yo para rescatarlo”. Toda proporción guardada sostengo que AMLO es la versión mexicana de Lula da Silva o Cristina Fernández, representantes de países con economías que pasan por severas crisis, ocasionadas por el populismo con el que se les gobernó, dilapidando años de crecimiento económico e importantísimas cantidades de dinero que de haber sido utilizado en la inversión pública productiva y no en el subsidio a la gasolina de los países adscritos a la ideología chavista, o con la expansión del gasto público ocultándolo de la contabilidad oficial como en el caso brasileño, o respecto a la viuda de Kichner que dejó Argentina hundida en una profunda crisis, lástima, los argentinos son su propio tango, ni Astor Piazzola lo hubiera escrito mejor. ¿Qué dirán hoy tantos mexicanos que encontraron en el chavismo la mejor alternativa para nuestro país?, ¿opinarán lo mismo hoy de Maduro?, ¿dónde están los intelectuales y políticos de “izquierda” ante la bancarrota argentina o la rampante corrupción de Lula Da Silva? Las actuales condiciones políticas y sociales de nuestro país son propicias para que un amplio sector de la población busque en la figura de un caudillo el salvador de la patria para la solución a nuestros problemas; hoy más que nunca debemos tener presente que sin los contrapesos necesarios, como lo son una sólida sociedad basada en la vertebración, la independencia de los tres poderes y la responsabilidad de los actores políticos, en nuestro país pudiésemos repetir el fracaso argentino, venezolano, ecuatoriano o brasileño. Por supuesto, no considero que Andrés Manuel sea un peligro para nuestro país, lo es en la medida que nosotros, sus habitantes, sigamos renunciando al deber de convertirnos en ciudadanos responsables de la causa pública, exigiendo y trabajando en la construcción de un mejor México para todos, esto independientemente de que Anaya, Meade o López ganen la Presidencia. Posdata, que AMLO haya aceptado que el Partido del Trabajo, el PT, haya invitado al hermano de Hugo Chávez a un acto en el que él estará presente me parece un absoluto desfiguro. El autor es empresario, ex dirigente de la Coparmex Mexicali.

Comentarios