No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y enterate de todo

Columnas CAMELOT

Camelot

Somos lo que hacemos He querido nombrar el presente Camelot con la frase que siempre acompaño mis colaboraciones; no puedo ser omiso a lo ocurrido en Mexicali durante el pasado martes en la que integrantes de un grupo denominado Resiste, ya no sabes cuál, emprendieron argumentando como la defensa del agua, claro, estoy convencido que al amparo de un doble discurso, veamos por qué. Tenemos el derecho a manifestarnos, pero también la obligación de estar a la altura de miras y no a la estupidez con la que el Sr. Fierro intentó justificar el haber enfilado un vehículo contra un grupo de policías, ¿le creemos la bobería de su argumento?, es que si resulta vil darle de toques eléctricos a un pobre perro como lo hizo el Sr. Campos, ¿nos quedaremos callados ante tal demostración de irresponsabilidad? Es cierto, somos lo que hacemos, pero también lo que hemos dejado de hacer, ¿nos quedaremos callados ante ello? No defiendo a la empresa, es más, creo que hasta el momento lo ha hecho muy mal, también creo que la corrupción de nuestros gobiernos ha llegado a niveles inimaginables, me molesta y lastima la frivolidad de Pérez Tejada o de Jaime Díaz, no quiero seguir siendo cómplice por omisión de un gobierno estatal, como el actual, en el hay funcionarios que te extorsionan hasta con un 20% por la asignación de una obra; a otro cuento si el Gobernador nos dice que él no está enterado, estarlo y combatirlo son su obligación, misma que no ha sido ni cumplida ni mucho menos atendida, por ello busco construir un sistema que la combata con el respaldo de los ciudadanos, no de los políticos de siempre. No apoyo las acciones de nuestro gobierno que considero en algunos casos insulsas, frívolas, corruptas y por ende en contra del bien común, pero no por ello puedo dejar de pensar que la defensa del agua es lo que menos les interesa a un grupo como los que hoy encabezan Fierro y Campos que han venido creciendo al amparo de una agenda política que extorsiona a nuestra gente a través del desvío de los recursos públicos que terminan financiando a grupos que, como ha sido documentado, se han convertido en profesionales del plantón y de la protesta, para muestra las carpas afuera de las oficinas de gobierno, llenas de mantas y de consignas pero sin ciudadanos que den fe de la valía de la causa. Hoy corremos el riesgo de que ciudadanos que por el hecho de aventar un par de piedras, invadir propiedad privada y causar destrozos a terceros sean vistos como forjadores de comunidad cuando la inmensa mayoría de ellos están siendo utilizados para formar parte de una protesta que nada tiene que ver con la defensa del agua, ¿alguien del movimiento que nos diga cómo cuidarla mejor, cómo eficientizar su uso en el valle, cómo reconstruir represas y mejorar los canales para su mejor administración, alguna queja en contra de la corrupción imperante en los módulos de riego, algún comentario en relación a que el agua que usará la empresa sustituye usos de permisos que fueron adquiridos y que por ende no generarán nuevos consumos?, en fin, son muchas las preguntas y ninguna respuesta seria al respecto. Somos lo que hacemos, ¿seguiremos siendo simples espectadores? ¿son estos los liderazgos que darán viabilidad a nuestra comunidad? El autor es empresario, ex dirigente de la Coparmex Mexicali.

Comentarios