Tendencias
Cintilla de tendencias

Masacre en Tailandia

Tatiana Clouthier

Masacre en San Miguel Totolapan

OPEP

Borja Escalona: YouTuber exige comida gratis y le cierran su canal

Cuando el bar no le regaló una empanada de $2, amenazó con enviar una factura de $2,500 por “promoción”,  todo mientras estaba frente a la cámara.

Avatar del

Por Redacción/GH

(Captura de pantalla/Video Twitter)

| Captura de pantalla/Video Twitter

Un YouTuber español que exigió comida gratis por presentar un bar en una transmisión en vivo se convirtió en la última incorporación al "Salón de la fama de los influyentes autorizados" y aparentemente enfureció a todo un país en el proceso. Cuando el bar no le regaló una empanada de $2 , amenazó con enviar una factura de $2,500 por “promoción” , todo mientras estaba frente a la cámara.

La semana pasada, el youtuber y autoproclamado influencer Borja Escalona, —quien cuenta con 35.500 suscriptores en YouTube— decidió comer en el bar “A Tapa do Barril” de la ciudad de Vigo en el norte de España. Estaba haciendo una transmisión en vivo para 3700 fanáticos sobre toda la comida gratis que podía obtener en la ciudad debido a sus seguidores en línea. Entró preguntando por las empanadillas del bar, que en España es un tipo de empanada que se sirve fría, tiene un exterior grueso y crujiente y tiene un relleno sencillo.


Tras charlar con la empleada de Barril que le atiende, a la que decide llamar “Lucía” a pesar de no ser ese su verdadero nombre, Escalona recibe una empanadilla. Lo disfruta mucho y les cuenta a sus seguidores sobre los sabores más populares. Cuando se mueve para irse, Rebeca le dice que tiene que pagar la comida, que cuesta € 2,30, o aproximadamente $ 2,35, para sorpresa de Escalona.


“Pues bien, ahora tenemos un problema. Entonces tengo que cobrarte esta promoción que te acabo de hacer. Va a salir un poco más caro”, le dice a Rebeca, quien dice que Escalona puede tratar el asunto con su jefe.

El YouTuber dijo que le dijo al servidor que "solo come cosas gratis" justo antes de darle un mordisco a la empanadilla. Rebeca responde que ella le dijo que el bar no le daría comida gratis simplemente porque estaba hablando con sus seguidores en la transmisión en vivo.


“Voy mostrando lugares y promocionándolos. No os voy a pagar 2€ por esto”, dice Escalona en el vídeo, que tenía más de 164.000 visualizaciones en el momento de su publicación.

Eventualmente, Escalona decide pagar, si bien lo hace mientras hace muecas de descontento a la cámara. Rebeca se disculpa, pero dice que ella es solo una empleada, no el jefe, y nuevamente le dice que hable con su jefe para obtener la empanadilla gratis. En una aparente respuesta a un comentario en el chat de la transmisión en vivo, en el que alguien dijo: "Llegan las críticas", Escalona les dijo a sus seguidores que retrocedieran.

“No empiecen a poner malas críticas, no empiecen a poner cosas estúpidas en las redes sociales”, dijo.

Ahora, Escalona podría haberlo dejado allí y haber terminado con eso, pero este es un YouTuber con un historial de causar conflictos. En 2021 fue detenido por arrojar una afeitadora eléctrica a la cara de una mujer en Madrid y enviarla al hospital.

Luego de terminar su empanadilla, Escalona se dirige nuevamente al empleado.

“Esto es lo que va a pasar. Todos ustedes van a recibir una factura por la promoción que acabo de hacer, que será de €2.500 [alrededor de $2.540]”, dijo. “Mi empresa enviará la factura, no te preocupes.”

Te puede interesar: Cancela su boda porque el novio no incluyó comida vegana en el menú

Él se mueve para irse, pero Rebeca, que claramente suena molesta, le dice que la está amenazando y lo llama por su mal comportamiento. Además, dice que básicamente le está diciendo que le pague 2.500 € y que está poniendo en peligro su trabajo. Escalona claramente se está riendo de toda la situación y se defiende diciendo que él no enviará la factura, lo hará su empresa. La YouTuber le pregunta si se siente amenazada, a lo que ella responde que sí, y argumenta que él no la amenazó, indica Gizmodo. 

"¿Es eso una amenaza? Creo que esa es una explicación. Es parte de la negociación con la empresa”, dijo, lo que llevó a la empleada a decir que ella no es la empresa.

Todo el encuentro estuvo disponible para ver en el canal de YouTube de Escalona en español, pero su cuenta parece haber sido bloqueada. Al hacer clic en un enlace al video, aparece el mensaje: "Este video ya no está disponible porque la cuenta de YouTube asociada con este video ha sido cancelada".


El comportamiento de Escalona rápidamente ganó fuerza en España y para el lunes se había vuelto viral, generando cobertura en muchos de los medios de comunicación del país  y convirtiéndose en un tema de moda en Twitter en español. Las personas en las redes sociales y YouTube expresaron su indignación, lo condenaron por reírse de los trabajadores manuales y sugirieron que los restaurantes lo pusieran en una lista negra para evitar que ingresara a sus establecimientos. 

En una respuesta publicada en Instagram el 10 de agosto, A Tapa do Barril subrayó que no había llegado a ningún acuerdo promocional con Escalona y que había recibido decenas de críticas negativas en Google a raíz de su video de personas que nunca habían probado su alimento. El bar agregó que también había recibido muchas llamadas de personas que lo insultaban en los últimos días. En respuesta a una revisión de Google, el dueño del bar defendió a Rebeca y elogió su respuesta y modales.

“Por supuesto que Rebeca no invitó a este chico a una comida gratis”, escribió el dueño. “Mis empleados trabajan en el sector servicios, pero no son sirvientes ni objeto de bromas de nadie. ¡En ningún momento le explicó nada a Rebeca!”.

A Tapa do Barril planea denunciar a Escalona a la policía, según el medio local La Voz de Galicia .

Muchas de las reseñas de una estrella permanecen en la página de Google del bar (citan directamente el video de Escalona como motivo para escribir), pero su calificación es de 4,9 estrellas y parece haber sido impulsada por numerosas reseñas de cinco estrellas del público.


Escalona respondió a la polémica sobre su comportamiento el lunes, publicando una transmisión en vivo en la que parece estar llorando, ante la incredulidad de muchos, y pidiendo disculpas a “España en general y especialmente a la gente de A Tapa do Barril”. El YouTuber dijo que había sido objeto de acoso y odio y que se siente inseguro al salir de su casa. Según Escalona, a él ya su mujer los echaron incluso de un restaurante de Madrid porque el gerente no quería “indeseables.”

“He visto todo tipo de comentarios, todo tipo de amenazas”, mencionó Escalona el lunes. “Ya estoy sufriendo el acoso y el derribo de todo el país en mi contra. No creo que merezca todo lo que estoy pasando, pero espero que esta disculpa les sirva a todos, al menos, para mitigar el daño que he hecho”.

Con información de Gizmodo. 

En esta nota

Comentarios