Tendencias
Cintilla de tendencias

Alito Moreno

Guardia Nacional

Robo de helicóptero

Shakira

Solicitó una tarjeta de crédito hace 10 años y ahora debe más de 140 mil dólares

Ante la imposibilidad de pagar la deuda pendiente, la mujer pidió 31 préstamos rápidos en 16 entidades financieras.

Avatar del

Por Redacción/GH

Solicitó una tarjeta de crédito hace 10 años y ahora debe más de 140 mil dólares(Pixabay)

Solicitó una tarjeta de crédito hace 10 años y ahora debe más de 140 mil dólares | Pixabay

Una mujer residente en Vigo (Galicia, España) contrató una tarjeta de crédito hace diez años y ahora no puede escapar a la 'bola de nieve' de deudas de más de 140 mil dólares.

Hace diez años un representante de Citibank visitó la oficina de la mujer y les ofreció a los empleados una tarjeta bancaria sin gastos de renovación para "hacer frente a imprevistos y compras". "No lees la letra pequeña y piensas: si me viene un imprevisto puedo pagar poco a poco", confiesa, que aceptó la oferta.

La tarjeta se reconvirtió en una de tipo 'revolving' del banco Wizink con un límite de gastos de 6 mil euros (unos 6.790 dólares) y una cuota mensual de 60 euros (67 dólares), pero después de un tiempo la mujer, que ya no podía pagar la cuota anterior, la bajó a 18 euros (20 dólares), indica RT. 

Te puede interesar: Viral: Empacador paga deuda con monedas que recibió como propina en 8 meses de trabajo

"Como no terminaba de pagar, pedía otro préstamo para cubrir el anterior, y así vi que nunca acababa de saldar la deuda que iba subiendo. Ahora tengo un agujero de 130.700 euros (unos 147.000 dólares)", explica S.P.M. "Estás pagando y pagando. No te baja la deuda, porque solo pagas intereses", se lamenta.

Ante la imposibilidad de pagar la deuda pendiente, la joven pidió 31 préstamos rápidos en 16 entidades financieras. "Me metí en una bola y estoy en quiebra. Yo usaba la tarjeta simplemente para vivir, para pagar la comida, la ropa", relata.

En 2019, cuando S.P.M. dejó de pagar a las empresas financieras, las deudas la bombardearon con renovado vigor con decenas de llamadas telefónicas al día. "De ocho de la mañana a diez de la noche me llamaban continuamente y me presionaban. En un día llegué a tener 75 llamadas. Ellos no atienden a razones y te presionan para que pagues", dice la joven, que carece de propiedades susceptibles de serle confiscadas. Ahora espera recuperar su vida normal con la ayuda de su abogada.

En esta nota

Comentarios