Edición México
Suscríbete
Ed. México

El Imparcial / Lo curioso / 10 de Mayo

Rugrats: Este es el poema que dejo la mamá de Carlitos para él

Aunque Carlitos es un bebé, su papá le lee un poema en el que su madre le expresa que debe seguir adelante, pero que ella estará con él en todo momento. Le dice que podrá encontrarla cuando sople el viento, cuando el sol juegue con sus pecas y también en las gotas de lluvia.

Este 10 de mayo en México se celebra el Día de las Madres, una fecha para honrar a aquellas grandes mujeres que han entregado todo por sus hijos, pues siempre han estado presentes en los momentos buenos y malos junto a ellos.

Aunque algunas mamás ya no estén físicamente con sus hijos e hijas porque han partido de este mundo, siempre vivirán en el corazón de ellos.

Es por eso que en muchas series de televisión o películas se habla de ellas, como en el caso de un episodio de una de las caricaturas más populares de los años 90, “Rugrats”.

En esta serie, hay un capítulo en el que uno de los personajes principales, llamado Carlitos, es el único niño del grupo de bebés que no tiene mamá, ya que la suya falleció hace tiempo, dejándole solo un poema como recuerdo.

Aunque Carlitos es un bebé, su papá le lee un poema en el que su madre le expresa que debe seguir adelante, pero que ella estará con él en todo momento. Le dice que podrá encontrarla cuando sople el viento, cuando el sol juegue con sus pecas y también en las gotas de lluvia.

Este episodio de “Rugrats” es uno de los más recordados, pues habla del amor de una madre hacia su hijo y, aunque ella ya no esté en este plano terrenal, siempre estará en el corazón de su hijo Carlitos.

A continuación, te dejamos el poema completo:

“Cuando el viento sople suave esa será mi mano sobre tu rostro, y cuando el árbol te de sombra esa seré yo cubriéndote con mi abrazo..

Cuando sientas que el sol te qu3me, esa seré yo haciéndote cosquillas. Cuando la lluvia te moje el cabello, esas serán mis lágrimas de alegría…

Cuando la hierba te envuelva, seré yo sosteniéndote fuerte.Cuando las aves canten, esa seré yo susurrándote, ‘noche, noche”.

En esta nota