GA4 - Google Analitycs
Tendencias
Cintilla de tendencias

Iniciativa Anti-AMLO

Tyre Nichols

Tiroteo en LA

Lamberto Quintero

Presión arterial alta vinculada a un riesgo 22 % mayor de COVID grave: Nueva investigación

La presión arterial alta, o hipertensión, es una de las condiciones más comunes en la población general, particularmente en aquellos de mediana edad y mayores. 

Avatar del

Por The Conversation

La presión arterial alta, o hipertensión, es una de las condiciones más comunes en la población general, particularmente en aquellos de mediana edad y mayores.  Pixabay

La presión arterial alta, o hipertensión, es una de las condiciones más comunes en la población general, particularmente en aquellos de mediana edad y mayores. Pixabay

WASHINGTON.-Desde el principio de la pandemia, era evidente que los adultos mayores y aquellos con problemas de salud subyacentes tenían más probabilidades de enfermarse gravemente por una infección por COVID en comparación con las personas más jóvenes y saludables.

La presión arterial alta, o hipertensión, es una de las condiciones más comunes en la población general, particularmente en aquellos de mediana edad y mayores. También parecía ser una de las condiciones más comunes entre los pacientes con COVID, especialmente aquellos que fueron hospitalizados o fallecieron.

“En un nuevo estudio, descubrimos que las personas con presión arterial alta tienen un 22 % más de riesgo de ser hospitalizadas o morir a causa del virus en comparación con las personas sin presión arterial alta”, dicen Holly Pavey, candidata a doctorado por la Universidad de Cambridge; Carmel McEniery, investigadora asociada principal en la Universidad de Cambridge e Ian Wilkinson, Director de Terapéutica y Farmacólogo Clínico Consultor en la Universidad de Cambridge.

Aunque desde el principio de la pandemia parecía haber un vínculo entre la presión arterial alta y la COVID, no estaba claro si la presión arterial alta en sí conducía a un mayor riesgo de ser hospitalizado o morir a causa de la COVID. El vínculo podría haber sido confundido por la edad y otros factores que se sabe que influyen tanto en la presión arterial alta como en el riesgo de COVID, incluido el estado socioeconómico, el sexo, el origen étnico y el índice de masa corporal (IMC).

“Utilizamos datos del Biobanco del Reino Unido, una base de datos de investigación que contiene información genética y de salud detallada de medio millón de voluntarios del Reino Unido. Nuestro estudio incluyó a más de 16,000 de estas personas que habían dado positivo por COVID. Los datos que analizamos abarcaron desde marzo de 2020 hasta principios de 2021”, indican los expertos.

“Usando modelos estadísticos, analizamos el efecto de tener presión arterial alta sobre el riesgo de COVID grave, ajustando los posibles factores de confusión (incluidos la edad, el IMC, el origen étnico, el estado socioeconómico, el estado de fumador y el estado de diabetes)”, agregaron.

“Una limitación de nuestro estudio es que la población de voluntarios del Biobanco del Reino Unido es generalmente más saludable que la población del Reino Unido en su conjunto y tiene relativamente pocos participantes de grupos étnicos minoritarios. Esto significa que debemos ser cautelosos al hacer generalizaciones”, subrayaron.

Entonces, ¿por qué tener presión arterial alta podría aumentar el riesgo de una infección por COVID?

Una hipótesis intrigante involucra la forma en que el SARS-CoV-2 (el virus que causa el COVID-19) ingresa a nuestras células. Lo hace a través de un receptor llamado enzima convertidora de angiotensina-2 o ACE2. ACE2 es un componente clave de lo que se conoce como el sistema renina-angiotensina, que es un importante regulador de la presión arterial.

“Puede ser que el sistema de angiotensina proporcione el vínculo entre la gravedad de COVID y la presión arterial alta. Pero en esta etapa solo podemos especular. Necesitaremos más investigación para comprender el mecanismo preciso”, afirman.

Control de la presión arterial

Cuando una persona tiene hipertensión, si no es grave, puede controlarse en primera instancia mediante intervenciones en el estilo de vida. Pero si esto no funciona, generalmente se considerarán medicamentos para la presión arterial.

“En otra parte de nuestro análisis, observamos a todos los participantes con hipertensión que tomaban medicamentos para bajar la presión arterial. A veces, por una variedad de razones posibles, aunque alguien esté siendo tratado con medicamentos, su presión arterial se mantiene por encima de ciertos objetivos”, detallan.

“Utilizamos mediciones de la presión arterial de los registros del médico de cabecera de los participantes para determinar si su presión arterial estaba controlada o no. Para las personas con presión arterial mal controlada, encontramos que el riesgo de COVID grave era casi el doble que entre aquellas que tenían un diagnóstico de hipertensión pero cuya presión arterial estaba bajo control”.

“También mostramos que el tipo de medicamento para la presión arterial que tomaban las personas no parecía modificar el riesgo de COVID grave. Vale la pena señalar esto porque durante la pandemia ha habido mucha incertidumbre sobre qué medicamentos para la presión arterial se deben recetar”.

En particular, existía la preocupación de que un tipo de medicamento llamado inhibidores de la ECA pudiera alterar la expresión de los receptores ACE2, lo que en teoría podría hacer que las personas que toman este medicamento sean más susceptibles a una COVID grave.

“Pero no encontramos ninguna asociación entre el tipo de medicamento para la presión arterial y el riesgo de COVID grave. Lo que importa es si la presión arterial se está controlando con éxito o no”, indican.

Un problema de salud pública

La hipertensión es el principal factor de riesgo de muerte por cualquier causa en el Reino Unido y en todo el mundo. También afecta de manera desproporcionada a los grupos de bajos ingresos y a las personas de minorías étnicas en los países occidentales. Y dentro de estos grupos, las tasas de control de la presión arterial tienden a ser más pobres.

Esto puede ayudar a explicar por qué las minorías étnicas y los grupos de bajos ingresos se han visto afectados de manera desproporcionada por COVID en el Reino Unido.

“Gracias en gran parte a vacunas y tratamientos efectivos, estamos viendo menos personas hospitalizadas y muriendo de COVID que antes en la pandemia. No obstante, nuestra investigación señala que la presión arterial alta es un factor de riesgo importante para la COVID grave y muestra que el control eficaz de la presión arterial es importante para reducir este riesgo”.

Desafortunadamente, las tasas de control de la presión arterial en el Reino Unido y más ampliamente han empeorado a raíz de la pandemia, al igual que la cantidad de personas que se someten a exámenes de detección e identifican que tienen presión arterial alta en primera instancia. Este es ahora un importante problema de salud pública y debe abordarse con urgencia.

Artículo original publicado en The Conversation

En esta nota

Comentarios