Tendencias
Cintilla de tendencias

Tiroteo en Texas

Cumbre de las Américas

Asaltos en Edomex

Precio de la gasolina

Mitos y realidades de los alimentos congelados

Los alimentos congelados se posicionan como aliados de restaurantes y cocinas debido a que evitan el desperdicio optimizan tiempos, espacios e inventarios.

Avatar del

Por Redacción/GH

Contrario a esta creencia, los alimentos congelados son tan frescos como los recién cortados.(Cortesía)

Contrario a esta creencia, los alimentos congelados son tan frescos como los recién cortados. | Cortesía

Ciudad de México.- El hombre antiguo guardaba los alimentos congelados en el fondo de profundas cavernas frías; luego, las especias y la sal fueron claves para su conservación; siglos más tarde, la electricidad revolucionó su preservación; en 1945 ya los comían los pasajeros de las aerolíneas estadounidenses; y, en 1969, los tripulantes del Apolo 11 los degustaron en su viaje a la luna.

“La preservación de los alimentos tuvo un auge a partir de la popularidad de los frigoríficos caseros y los métodos industriales, sin embargo, han surgido infinidad de mitos sobre ellos, casi siempre infundados. Lo cierto es que los alimentos congelados ofrecen grandes ventajas a los restaurantes y sus propiedades alimentarias son las mismas que las de los productos frescos”, explica Elsa Monroy, marketing chef de México para Simplot.

Con esto en mente, la experta culinaria comparte algunos de los principales mitos sobre los alimentos congelados y algunas realidades poco conocidas sobre su consumo, producción y aprovechamiento para restaurantes, centros culinarios y consumidores:

1. Los alimentos congelados no son frescos

Contrario a esta creencia, los alimentos congelados son tan frescos como los recién cortados. De hecho, es muy probable que sean aún más frescos, debido a que, por ejemplo en el caso de las verduras, estas son recolectadas en su punto óptimo de maduración cuando el contenido de nutrientes está en su máximo pico e inmediatamente se envían a proceso donde se congelan inmediatamente, conservando todas sus cualidades; por el contrario, los vegetales crudos se cosechan antes de madurar completamente, son trasladados por largas distancias y almacenados, antes de que lleguen a restaurantes, tiendas y supermercados.

2. Los alimentos congelados no son saludables

A pesar de que algunas personas creen que los alimentos congelados contienen conservadores, son procesados con químicos y son más propensos a guardar bacterias, esto es totalmente erróneo. En realidad, se trata de vegetales, frutos y carnes que son congelados con modernas tecnologías de congelaciones instantáneas y transportadas en una cadena de frío, lo cual garantiza que la inocuidad, calidad y valor nutricional del producto; al final, son tan buenos, si no es que mejores, que algunos productos frescos.

3. Los alimentos congelados rinden menos

Falso, los congelados se posicionan como aliados de restaurantes y cocinas debido a que puede utilizarse la cantidad que se necesite y el excedente se puede volver a almacenar en el frigorífico, sin temor a que se desperdicien. Además, los alimentos congelados pueden ahorrarles a los cocineros tiempo valioso durante la preparación, ya que vienen cortados, pelados y frescos, lo cual impacta positivamente en el rendimiento.

4. Los alimentos congelados se deterioran

Al contrario, los alimentos congelados tienen un menor deterioro. Y es que la congelación ha sido durante mucho tiempo una forma de prolongar la vida útil de productos perecederos como verduras y carne. Asimismo, permiten equilibrar los inventarios, al tiempo que evitan el requisito de contar con una infraestructura amplia, como bodegas y cámaras de refrigeración. Esto se traduce en un mayor ahorro, disminución de costos y optimización de espacios.

Como vemos, los avances en la tecnología del congelado han permitido y posicionado este tipo de productos como una alternativa con grandes beneficios para los consumidores, las empresas de foodservice, proveedores, dark kitchens, etc. Dejar atrás los mitos y aprovechar su practicidad y frescura, puede marcar la diferencia en el sector, con mayor satisfacción de comensales, consumidores y estómagos felices”, concluye Elsa Monroy.

*Fuente: Simplot

En esta nota

Comentarios