Tendencias
Cintilla de tendencias

Mauricio Tabe

Feminicidio

Caso Ayotzinapa

Andrés García

Actualmente, las terapias contra el VIH deben tomarse de por vida: Los tratamientos con anticuerpos de mayor duración podrían algún día ofrecer una alternativa igualmente efectiva de una sola aplicación

Hay una nueva opción prometedora en el horizonte.

Avatar del

Por The Conversation

Actualmente, las terapias contra el VIH deben tomarse de por vida: Los tratamientos con anticuerpos de mayor duración podrían algún día ofrecer una alternativa igualmente efectiva de una sola aplicación(Pixabay)

Actualmente, las terapias contra el VIH deben tomarse de por vida: Los tratamientos con anticuerpos de mayor duración podrían algún día ofrecer una alternativa igualmente efectiva de una sola aplicación | Pixabay

LONDRES.-La terapia antirretroviral ha tenido un enorme impacto en el tratamiento de las infecciones por VIH en todo el mundo. Los millones de personas que actualmente toman estos tratamientos bajo supervisión médica pueden razonablemente esperar reducir sus cargas virales a niveles indetectables, eliminar el riesgo de transmisión y vivir una vida normal. Sin embargo, la terapia antirretroviral no está exenta de deficiencias. Las personas deben tomar estos medicamentos regularmente de por vida, y el bajo cumplimiento puede provocar resistencia a los medicamentos.

Hay una nueva opción prometedora en el horizonte.

"Soy un investigador que estudia tratamientos para el SIDA y creo que los anticuerpos monoclonales podrían cambiar las reglas del juego para el tratamiento de las infecciones por VIH", dice Ronald C. Desrosiers, profesor de Patología y vicepresidente de Investigación en la Universidad de Miami.

El VIH presenta desafíos para los anticuerpos

Los anticuerpos son proteínas que desempeñan un papel importante en la respuesta del sistema inmunitario a los patógenos, que causan enfermedades, y a los alérgenos, que provocan reacciones alérgicas. Los anticuerpos reconocen marcadores específicos, o antígenos, en una sustancia potencialmente dañina y ayudan al cuerpo a eliminarla.

En las últimas décadas, los investigadores han podido aislar anticuerpos individuales específicos para el patógeno o alérgeno individual que deben atacar. Con este avance, los anticuerpos monoclonales fabricados en el laboratorio se han convertido en un segmento importante de la industria farmacéutica. Puede ver numerosos anuncios en la televisión o en revistas que promocionan anticuerpos monoclonales para tratar la osteoporosis, los trastornos autoinmunes y varios tipos de cáncer.

Los anticuerpos también se pueden usar para tratar infecciones virales, incluida la COVID-19. Pero usar anticuerpos se vuelve más complicado con el VIH, el virus que causa el SIDA en las personas.

Una de las razones es que el VIH tiene una enorme cantidad de variantes que circulan por todo el mundo e incluso dentro de una sola persona infectada. De hecho, la variación genética del VIH dentro de un solo paciente supera la variación genética de todas las cepas de influenza que circulan en todo el mundo durante toda una temporada de influenza.

El sistema inmunitario de una persona infectada por el VIH crea anticuerpos para neutralizar el virus. Sin embargo, debido a que estos anticuerpos generalmente pueden reconocer solo una cepa en particular, no pueden neutralizar otras cepas de VIH que circulan en la población. Además, el VIH puede mutar dentro de un individuo infectado y escapar de los anticuerpos específicos de la variante que causa la infección original.

Esta capacidad de mutar y escapar de las respuestas inmunitarias en curso es un factor crítico en la capacidad del virus para replicarse continuamente, un sello distintivo del SIDA. También dificulta el diseño de un tratamiento con anticuerpos que pueda explicar la enorme variabilidad genética del VIH.

Los anticuerpos ampliamente neutralizantes se muestran prometedores

Sin embargo, el descubrimiento de individuos raros que producen anticuerpos contra el VIH que pueden ser efectivos contra hasta el 80% de las cepas circulantes ha aumentado las perspectivas de tratamientos con anticuerpos para el VIH.

Estos anticuerpos ampliamente neutralizantes, o bnAbs, han obtenido resultados impresionantes. Los estudios con monos han encontrado que una sola administración de bnAbs puede prevenir la infección por SHIV, la versión del VIH en primates no humanos. Un estudio encontró que dos anticuerpos ampliamente neutralizantes pudieron reducir las cargas virales a niveles indetectables en monos infectados.

En personas, un estudio que administró dos bnAbs también observó la supresión de la replicación del VIH y cargas virales casi indetectables. Un ensayo clínico de fase inicial en 2021 mostró que un bnAb podría ofrecer protección contra la infección por VIH.

Producción a largo plazo de anticuerpos

Todos los estudios en monos y humanos mencionados anteriormente requirieron la readministración de anticuerpos ampliamente neutralizantes cada tres semanas aproximadamente para mantener concentraciones efectivas. Esto se encuentra con el mismo problema al que se enfrentan las terapias antirretrovirales en términos de requerir que el individuo vuelva a tomar el medicamento con frecuencia de por vida. Pero los investigadores han encontrado una posible solución.

El uso de un pequeño virus que no causa enfermedad, llamado virus adenoasociado, para administrar anticuerpos ampliamente neutralizantes en el cuerpo puede estimular a las células musculares para que produzcan continuamente estos anticuerpos. Debido a que las células musculares tienen una vida prolongada y pueden durar en promedio de 10 a 16 años, pueden convertirse en fábricas que producen los anticuerpos esencialmente para toda la vida.

"Un estudio que mis colegas y yo realizamos utilizando virus adenoasociados encontró que un mono pudo producir estos anticuerpos durante más de seis años después de una sola inyección", declaró el profesor.

Otro mono que los investigadores denominaron "El mono de Miami" se considera funcionalmente curado, lo que significa que su carga viral ha estado en niveles indetectables durante períodos prolongados, incluso sin una terapia continua con medicamentos antivirales. Otros dos monos también se han curado de sus infecciones por el virus del SIDA con este enfoque.

Los vectores de virus adenoasociados para las terapias con anticuerpos contra el VIH todavía se enfrentan a un obstáculo más: los anticuerpos antidrogas, o anticuerpos que el cuerpo produce en respuesta a los anticuerpos del tratamiento. Los anticuerpos antidrogas pueden aparecer cuando el cuerpo registra un tratamiento con anticuerpos como extraño y genera una respuesta inmunitaria contra él, anulando el tratamiento. También han causado problemas para los tratamientos con anticuerpos en el cáncer y los trastornos autoinmunes. Ese puede ser especialmente el caso de los anticuerpos ampliamente neutralizantes, que tienen estructuras inusuales que se desvían del aspecto que el cuerpo normalmente espera que tenga un anticuerpo.

Los investigadores están trabajando arduamente para desarrollar enfoques simples y accesibles para ayudar a los pacientes a desarrollar tolerancia a los anticuerpos ampliamente neutralizantes. Algunos de estos enfoques incluyen la administración de tratamientos en otras áreas que tienen una mayor tolerancia inmunitaria que el músculo, como el hígado y la boca.

Manténganse al tanto.

Artículo original publicado en The Conversation

The Conversation

En esta nota

Comentarios