Edición México
Suscríbete
Ed. México

El Imparcial / Estilos / Arte

Embajada francesa muestran por primera vez mosaicos de la Antigua Roma

Los visitantes podrán descubrir dos grandes suelos de mosaico con azulejos blancos y negros que datan del periodo comprendido entre finales del siglo I d.C. y la dinastía Severa.

Embajada francesa muestran por primera vez mosaicos de la Antigua Roma

Tijuana BC.- La embajada de Francia en Italia, ubicada en el Palacio Farnese, abre por primera vez al público sus subterráneos, donde conserva dos extraordinarios suelos de mosaico de la Antigua Roma.

Las visitas pueden ser reservadas todos los miércoles a partir de esta semana para admirar los mosaicos, cuya restauración comenzó en 2021 y se completará en 2025, coincidiendo con el 150° aniversario de la Embajada y la Escuela francesa de Roma.

Los visitantes podrán descubrir dos grandes suelos de mosaico con azulejos blancos y negros que datan del periodo comprendido entre finales del siglo I d.C. y la dinastía Severa.

Las partes ya restauradas e iluminadas con un sistema especial para resaltar la belleza de los mosaicos están disponibles para ser visitadas.

Te puede interesar: Widline Cadet retrata la diáspora desde la intimidad en PhotoEspaña

Grandes suelos

Los visitantes podrán descubrir dos grandes suelos de mosaico con azulejos blancos y negros que datan del periodo comprendido entre finales del siglo I d.C. y la dinastía Severa, entre 193 y 235 d.C.

El ‘Mosaico Marino’, de aproximadamente 9 x 4 metros, presenta líneas negras horizontales que simbolizan olas, con criaturas acuáticas auténticas e imaginarias como moluscos, peces torpederos, dragones, monstruos con cabeza de grifo, nereidas y caballitos de mar.

El descubrimiento de estos suelos sugiere que el Palacio Farnese se erigió sobre un antiguo complejo termal.

El ‘Mosaico de los Acróbatas’, datado en el reinado de Domiciano (81-96 d.C.), mide 7 x 5 metros y muestra cuatro acróbatas desnudos alternándose sobre sus caballos, convergiendo hacia el centro de la sala.

La temática de este mosaico es excepcional para el arte romano, ya que las posturas acrobáticas no coinciden con la iconografía habitual, y recuerdan a representaciones griegas o etruscas, posiblemente reinterpretadas siglos después. Las hipótesis sugieren que pudo pertenecer a un establo.

Temas relacionados