Edición México
Suscríbete
Ed. México

El Imparcial / Estilos / Religión

¿Quién escribió la Biblia?

Algunos creen que Dios escribió la Biblia literalmente, dictando cada palabra a los secretarios bíblicos.

¿Quién escribió la Biblia?

Un texto escrito por Felipe C. Almendra, profesor emérito de Historia del Pensamiento Religioso de la Universidad de Queenslan, explora diversas teorías sobre la autoría de la Biblia, que relata la historia del mundo desde la creación hasta el juicio final de Dios.

¿Cuáles con las 4 teorías de quién escribió la Biblia?

Dictado divino: Algunos creen que Dios escribió la Biblia literalmente, dictando cada palabra a los secretarios bíblicos. Esta perspectiva, respaldada por la Iglesia Católica medieval y los reformadores protestantes, sostiene que la Biblia es sin error.

Inspiración divina conservadora: Otra teoría sugiere que Dios inspiró a los escritores, pero estos también contribuyeron. Los protestantes, como Lutero y Calvino, favorecían esta perspectiva, reconociendo la variación humana en las historias bíblicas.

Inspiración divina liberal: Una visión más liberal, prominente en el siglo XIX, sostiene que los escritores fueron inspirados por Dios pero también reflejaron su contexto cultural. Se aceptan errores, y se argumenta que la verdad religiosa debe adaptarse a los hechos históricos y científicos.

Producción humana: Algunos sectores cristianos liberales consideran la Biblia como una producción puramente humana, equiparable a otros textos antiguos. La identificación de los autores se complica debido a múltiples redactores y versiones de los textos.

La pregunta sobre quién escribió la Biblia es crucial porque, para una parte significativa de la población cristiana, la Biblia tiene un significado trascendental y proporciona una comprensión última del mundo, la historia y la vida humana.

Además, la Biblia ha influido profundamente en la civilización occidental, dando forma a prácticas sociales, económicas y personales, siendo una fuente de paz y conflicto a lo largo de la historia.

Artículo original publicado en The Conversation

Temas relacionados