Edición México
Suscríbete
Ed. México

El Imparcial / Estilos / Realeza europea

Coronación del rey Carlos: Mantendrá la tradición medieval

El acto, lleno de simbolismo religioso y objetos emblemáticos, es una confirmación más formal de su papel como jefe del Estado y de la Iglesia anglicana, y pretendía mostrar que la autoridad del monarca deriva de Dios.

Coronación del rey Carlos: Mantendrá la tradición medieval

Londres, Inglaterra.- La realeza británica inicia un nuevo capítulo con la coronación del rey Carlos III, el sábado.

Aunque la pompa, el boato y el simbolismo tienen más de mil años de historia, la coronación de Carlos III incluirá nuevos toques a la tradición y cambios respecto a la coronación de su madre, la reina Isabel II, hace 70 años.

Te puede interesar: VIDEO: Amenaza de seguridad en el Palacio de Buckingham previo a que Carlos III sea coronado

Carlos III ascendió al trono de forma automática a la muerte de Isabel el 8 de septiembre de 2022, y fue proclamado oficialmente monarca británico dos días más tarde, en una ceremonia que fue televisada por primera vez.

Acto lleno de simbolismos

La coronación no es un requisito legal y otras monarquías europeas han eliminado esas ceremonias. Pero el acto, lleno de simbolismo religioso y objetos emblemáticos, es una confirmación más formal de su papel como jefe del Estado y de la Iglesia anglicana, y pretendía mostrar que la autoridad del monarca deriva de Dios.

Durante la ceremonia dirigida por el líder espiritual de la Iglesia, el arzobispo de Canterbury, Carlos III será ungido con aceite, recibirá los símbolos tradicionales del monarca, incluidos el orbe y el cetro, y llevará por primera vez la corona de San Eduardo. La esposa de Carlos, Camilla, será coronada como reina consorte.

Se espera que la ceremonia refleje el deseo de Carlos III de reducir el volumen de la institución, por lo que se planea una ceremonia más breve que la de su madre, que duró tres horas y tuvo 2 mil asistentes. La ceremonia se celebrará en la Abadía de Westminster desde que Guillermo el Conquistador fue coronado en 1066.

Te puede interesar: La historia de los dos Eduardos, los únicos reyes de Inglaterra que nunca fueron coronados

Participarán líderes religiosos

En un gesto a la evolución del panorama religioso en Reino Unido, participarán líderes religiosos budistas, hindúes, judíos, musulmanes y sij. Eso refleja la promesa de Carlos III de ser “el defensor de las fes” en lugar del “defensor de la fe”. La procesión tras la ceremonia también será más corta que la ruta de 8 kilómetros (5 millas) que siguieron Isabel y su esposo, el príncipe Felipe, en 1953.

Carlos III y Camila tienen previsto hacer un recorrido de 2 kilómetros (1.3 millas) de vuelta al Palacio de Buckingham y cambiarán el vehículo que les llevará a la iglesia por la comodidad de un carruaje más moderno en el viaje de regreso.

Se espera que asistan al evento alrededor de un centenar de jefes de Estado, incluyendo al príncipe heredero de Japón, Akishino, y su esposa, Kiko, así como al rey Felipe VI de España y su esposa, la reina Letizia. Estados Unidos mantendrá su costumbre de que ningún presidente acuda a una coronación británica, aunque sí asistirá la primera dama, Jill Biden.

El Homenaje de la Sangre Real es un momento importante en la ceremonia, en el que el príncipe de Gales y heredero al trono, William, se arrodilla ante su padre y jura lealtad. También se espera que su hermano menor, el príncipe Harry, el duque de Sussex que ha renunciado a sus deberes reales, asista a la ceremonia.

Te puede interesar: Rey Carlos III: cómo es Poundbury, la ciudad experimental y "utópica" que ideó el monarca en Inglaterra

¿Cómo afecta la coronación al Reino Unido?

La coronación es un importante evento de prestigio para el Reino Unido, y se espera que atraiga una gran cantidad de turistas y una gran cobertura mediática en todo el mundo.

Sin embargo, algunos han criticado la ceremonia por ser costosa e innecesaria en la actualidad, especialmente en un momento en que el país aún se está recuperando de la pandemia y hay problemas urgentes que abordar, como la crisis climática y la desigualdad económica.

También hay preguntas sobre el papel de la monarquía en la sociedad británica moderna, y si la institución debería ser eliminada o reformada para reflejar mejor los valores democráticos y la diversidad del país.

A pesar de esto, la monarquía sigue siendo muy popular en el Reino Unido, con una encuesta reciente que mostró que el 63% de los británicos están a favor de mantener la institución en su forma actual.

Te puede interesar: Carlos III: qué tan popular es la monarquía británica bajo su reinado

¿Cómo se siente Carlos sobre la coronación?

Carlos ha hablado sobre su coronación en varias ocasiones en el pasado, diciendo que es algo que sabe que tendrá que hacer en algún momento, pero que también le preocupa la carga que conlleva.

En una entrevista con la BBC en 2018, dijo: “No soy tan estúpido como para no darme cuenta de que esto es algo que tendrá que suceder, como yo lo veo, en particular si estoy todavía por aquí a los 95”.

También ha hablado sobre su deseo de ser un monarca más activo y comprometido en los asuntos públicos, y ha establecido varias organizaciones benéficas y de caridad para apoyar temas como la educación, el medio ambiente y la salud.

La coronación del rey Carlos III es un evento importante para la monarquía británica y el Reino Unido en general. Aunque la ceremonia será más discreta que la de su madre hace 70 años, todavía hay mucho simbolismo y tradición involucrados.

Te puede interesar: FOTOS: Cómo sería la coronación de Carlos III según la inteligencia artificial

La coronación es un recordatorio de la importancia histórica de la monarquía en la cultura británica, pero también plantea preguntas sobre su relevancia en la sociedad moderna. La realeza, los jefes de estado y la familia de Carlos asistirán a la ceremonia, que también incluirá líderes religiosos de diversas creencias.

Carlos ha expresado su deseo de ser un monarca más comprometido y activo en los asuntos públicos, y la coronación es una oportunidad para que él afirme su posición como jefe del Estado y de la Iglesia anglicana.

Temas relacionados