Tendencias

Covid-19

Reforma energética

FGR vs EPN

Ataque en AICM

Colin L. Powell

No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y enterate de todo

Luz Elena González confesó que el certamen de Nuestra Belleza Jalisco “fue un inferno”

Luz Elena aseguró que todas sus compañeras le aplicaron “la ley del hielo” y le inventaron chismes.

Avatar del

Por El Imparcial

“Me vieron como probable ganadora y me empezaron a hacer la vida de cuadritos, fue horrible", aseguró la actriz.(Instagram/luzelenaglezz)

“Me vieron como probable ganadora y me empezaron a hacer la vida de cuadritos, fue horrible", aseguró la actriz. | Instagram/luzelenaglezz

CIUDAD DE MÉXICO.- Antes de saltar a la fama, Luz Elena González participó en la primera edición de Nuestra Belleza México, en 1994, donde representó a su estado natal Jalisco, pero reveló que no le fue nada grato entablar una relación con sus compañeras de su Estado, ya que le hicieron la vida imposible.

En una entrevista que le otorgó al periodista de espectáculos, Michelle Rubalcava, la jalisciense platicó que antes de ingresar a Nuestra Belleza Jalisco, era estudiante de Derecho y trabajaba como modelo para una firma local de ropa.

Detalló que ahí fue cuando conoció a una persona que trabajaba en Televisa Jalisco y fue ella quien la animó a inscribirse al concurso de belleza, al que de ninguna manera quería ingresar, ya que le parecía poco inteligente y superfluo.

A mí no me interesaba entrar a un concurso de belleza, porque para mí era algo, pues muy superfluo. No es que yo quisiera ser reina de belleza. Yo sentía que… para mí, la belleza es muy subjetiva. Creo que una mujer es bella en muchos sentidos y que el gusto de cada quien es distinto, y la belleza… no es algo que sea una regla”, dijo.

La presentadora de “Aquí Contigo” comentó que después de mucho insistir, la convencieron para participar y la pasó muy bien los primeros días, hasta que la vieron como rival, ya que la mayoría de las concursantes eran modelos profesionales, con más edad y no la querían en el concurso.

“Me vieron como, yo creo, como probable ganadora y me empezaron a hacer la vida de cuadritos, fue horrible. Una que otra como que dijeron: ‘Pues no es tan mala inda’, pero hubo un momento… porque había muchas modelos de ‘Maniquí’ (agencia de modelos) en el concurso, pero ya eran las colmilludas que iban y venían a México a modelar, eran más grandes que yo, eran modelos que me llevaban seis años”, dijo.

Luz Elena recordó que todas sus compañeras le aplicaron “la ley del hielo” y le inventaron chismes, ya que le hablaba a una persona de la producción y la señalaron que tenía el concurso comprado, situación que no podía soportar más y le dijo a Lupita Jones, la directora del certamen, que renunciaría.

“Llorando le dije: No puedo, estas locas creen que el concurso está vendido y que porque ya hice amistad con una gente de la producción ya… palancas o nalgas, la verdad, porque ese fue el chisme que yo escuché, entonces dije: Qué desagradable que hablen de algo que no es cierto y que pongan tu reputación en tela de duda… por eso dicen que la lengua es el arma más dañina que tenemos”, externó.

A final de cuenta, Lupita Jones logró convencer a Luz Elena, ya que vio en ella potencial y con posibilidades de ganar, hasta que finalmente logró llegar a la final, a pesar de los obstáculos, no sólo de sus compañeras, sino parte de la producción.

“Ya al final, pues gané. Pero fue increíble, porque hasta el diseñador del vestido no me quería. Nadie, porque todos eran amigos del grupo de modelos que habían entrado y yo no entré por la agencia, yo entré porque me invitó Adriana (de Televisa Jalisco), y el diseñador me hizo un vestido tan feo, que parecía pez, tenía como unas escamas y me tapó todo el cuerpo… era un vestido horrible, amarillo”, agregó.

Finalmente ganó el concurso estatal y participó a nivel nacional en donde también participaron Yadhira Carrillo, representando a Aguas Calientes y Luz María Zetina, al Estado de México, quien ésta última fue la gran ganadora de Nuestra Belleza México 1994.

En esta nota

Comentarios