Tendencias
Cintilla de tendencias

Covid-19

Salud de AMLO

Julio César Chávez

Ricardo Salinas Pliego

No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y enterate de todo

¿Cómo se llaman Las Perdidas, que estuvieron con Lucía Méndez?

Las tres jóvenes revelaron que ya dejaron su pasado de prostitución atrás y que ahora se dedican más a las redes sociales.

Avatar del

Por Redacción/GH

Las tres jóvenes revelaron que ya dejaron su pasado de prostitución atrás y que ahora se dedican más a las redes sociales.

Las tres jóvenes revelaron que ya dejaron su pasado de prostitución atrás y que ahora se dedican más a las redes sociales.

CIUDAD DE MÉXICO.-Las Perdidas se volvieron virales luego de que en el 2017 publicaron un video en las redes sociales en las que decían que unos hombres las habían abandonado.

El clip rápidamente corrió como pólvora en todas las plataformas digitales y las protagonistas se volvieron famosas en todo méxico y algunas otras partes del mundo.

Recientemente estuvieron de invitadas en el programa de Lucía Méndez en YouTube, donde revelaron sus verdaderos nombres.

¿Cómo se llaman?

  • Kimberly Irene, "La más Preciosa", se llama Juan Luis Romero Irene y tiene 29 años.
  • Wendy se llama Luis Carmen Guevara, y tiene 27 años.
  • Paola se llama Cristian Ulises Suárez Truijillo, y tiene 29 años.

Las tres jóvenes revelaron que ya dejaron su pasado de prostitución atrás y que ahora se dedican más a las redes sociales.

Paola declaró que ella estuvo 8 años trabajando en la vida galante, comenzó desde lo 17 años por necesidad.

Por su parte, Kimberly Irene señaló que también trabajó en el sexo servicio, pero que además se empelaba en empresas del ramo del calzado.

Wendy señaló que por ahora solo se dedican a las redes sociales, pero que sí fue prostituta, aunque dijo que ella simpre lo hizo de a gratis.

"La verdad yo siempre fui gratuita, a mí me encantaba un hombre y y le decía 'oye mi amor, yo me voy contigo y no te cobro', por eso me corrían las madrotas", señaló.

Las tres revelaron que la gran mayoría de quienes fueron sus clientes fueron hombres casados y que muchos, incluso, tenían hasta hijos.

En esta nota

Comentarios