No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y enterate de todo

Dinero

EU y México ponen a prueba T-MEC apuntando a presuntas violaciones laborales en General Motors

La representante comercial de Estados Unidos, Katherine Tai, dijo que su agencia y el Departamento de Trabajo han recibido "información que parece indicar violaciones graves".

Avatar del

Por Reuters

La representante comercial de Estados Unidos, Katherine Tai, dijo que su agencia y el Departamento de Trabajo han recibido "información que parece indicar violaciones graves".(Reuters)

La representante comercial de Estados Unidos, Katherine Tai, dijo que su agencia y el Departamento de Trabajo han recibido "información que parece indicar violaciones graves". | Reuters

WASHINGTON.-El Gobierno del presidente Joe Biden pidió el miércoles a México que examine presuntas violaciones de derechos laborales en una fábrica de camionetas de General Motors, una medida que podría derivar en aranceles sobre algunos de los vehículos más rentables de la automotriz bajo el nuevo acuerdo comercial T-MEC.

La representante comercial de Estados Unidos, Katherine Tai, dijo que su agencia y el Departamento de Trabajo han recibido "información que parece indicar violaciones graves" de derechos de los trabajadores durante una votación sobre un contrato sindical en abril en la fábrica de GM en Silao, en el centro de México.

Tai dijo que se asociará con el gobierno mexicano para tratar de evitar una feroz competencia salarial a la baja para los trabajadores estadounidenses y mexicanos.

El presidente mexicano, Andrés Manuel López Obrador, saludó la acción y reconoció las disposiciones del nuevo Tratado entre México, Estados Unidos y Canadá (T-MEC), que tienen como objetivo fortalecer los sindicatos mexicanos y ralentizar la migración de la producción automotriz estadounidense al sur de la frontera.

Más tarde, la Secretaría de Economía de México informó que inició una revisión sobre el caso de GM, tras recibir la solicitud de la Representación Comercial de Estados Unidos (USTR, por sus siglas en inglés) de revisar la supuesta negación de derechos laborales en una de sus plantas en el país.

En caso de responder afirmativamente, México compartirá por escrito los resultados de la revisión y cualquier propuesta de reparación", dijo en un comunicado.

La Secretaría del Trabajo de México informó el martes que encontró "irregularidades graves" en la votación de los trabajadores liderada por los sindicatos en la fábrica de GM y ordenó que se repitiera en un plazo de 30 días. Funcionarios han asegurado que algunas papeletas fueron destruidas. Los remedios laborales bajo el T-MEC incluyen revocar el acceso libre de aranceles para los bienes de la fábrica infractora. En el caso de GM, eso podría significar aplicar un arancel de importación de 25% a las camionetas pickup armadas en Silao, una medida que podría agregar miles de dólares al costo de cada vehículo.

Es la primera vez que un país utiliza el Mecanismo Laboral de Respuesta Rápida en el T-MEC, que permite a sus miembros norteamericanos abordar las violaciones de derechos laborales en fábricas específicas. Tai ayudó a negociar ese mecanismo a nombre de los demócratas en el Congreso de Estados Unidos.

GM ganó cambios clave en el nuevo acuerdo regional que le permitieron continuar construyendo cientos de miles de camionetas pickup de alto beneficio en México para exportar a Estados Unidos cada año.

En un comunicado, Tai elogió a México "por intervenir para suspender la votación cuando se dio cuenta de irregularidades", y dijo que la acción de Estados Unidos "complementará los esfuerzos para garantizar que estos trabajadores puedan ejercer plenamente sus derechos de negociación colectiva".

Bajo el antiguo tratado T-LCAN, los salarios de las fábricas mexicanas se estancaron durante más de dos décadas, en parte debido a un sistema sindical que dificultaba que los trabajadores se organizaran libremente.

El salario mínimo de México de menos de un dólar la hora es el más bajo entre el grupo de economías industriales de la OCDE.

A pesar de los nuevos poderes del T-MEC, una reforma laboral nacional y los aumentos del gobierno a los salarios mínimos, se prevé que los trabajadores mexicanos ganen mucho menos que sus pares estadounidenses en el futuro previsible.

CENTRO ESTRATÉGICO

La planta de GM en Silao, en el central estado Guanajuato, es fundamental en su estrategia en América del Norte, y produjo más de 339,000 camionetas Chevrolet Silverado y GMC Sierra en 2019. Eso fue más de un tercio del total de las 906,000 ensambladas por la compañía ese año.

"No creemos que haya alguna participación de GM en las presuntas violaciones o que a los inspectores aprobados por el Gobierno se les haya negado el acceso a las instalaciones, y hemos contratado a una empresa externa para realizar una revisión independiente y exhaustiva", declaró la automotriz.

La solicitud de la USTR se produce días antes de que el presidente de Estados Unidos, Joe Biden, viaje a Dearborn, Michigan, para recorrer una planta de vehículos eléctricos de Ford y resaltar el impulso por 174,000 millones de dólares en fondos gubernamentales para expandir la producción de esta tecnología y la infraestructura de carga.

Ford construye todas sus camionetas pickup en Estados Unidos, pero tanto GM como esta marca están invirtiendo en la producción de autos eléctricos en México, lo que llevó al sindicato United Auto Workers a solicitar incentivos fiscales para que se apliquen solo a modelos ensamblados en Estados Unidos.

La portavoz de la Casa Blanca, Jen Psaki, se negó a decir el martes si Biden apoyaba limitar los subsidios a los vehículos eléctricos.

La solicitud de Tai advierte a todos los fabricantes de automóviles, incluidos Ford, Volkswagen y la matriz de Chrysler, Stellantis que la administración Biden no tolerará las prácticas laborales mexicanas del pasado que, según los críticos, mantuvieron bajos los salarios.

En los casos de violaciones laborales en las fábricas que exportan a Estados Unidos, López Obrador dijo que los dos gobiernos establecerían un diálogo e intervendrían para que se respeten los derechos.

Si Estados Unidos y México no pueden llegar a un acuerdo para resolver el asunto, Tai puede solicitar a un panel de resolución de disputas que revise el asunto, y todo el proceso debe tomar alrededor de 90 días desde la solicitud inicial.

 

Tai ha pedido que el Tesoro estadounidense suspenda inmediatamente la liquidación final de las cuentas aduaneras para la entrada a la frontera estadounidense de los camiones de GM de Silao, una medida que incluye la opción de aplicarles aranceles más adelante.

En esta nota

Comentarios