Edición México
Suscríbete
Ed. México

El Imparcial / Dinero / Productividad

Estos son los hábitos que crean desorden en tu vida más rápidamente, según expertos

¿Cómo mantener tu casa siempre sucia y desordenada? Aquí te presentamos una guía práctica para convertir tu hogar en un caos permanente.

MÉXICO.- El canal Aprendiz financiero realizó un análisis sobre los malos hábitos que crean desorden en tu vida, a continuación retomamos algunos puntos.

Paso número 1: Acumula cosas como si fueran trofeos. Mete en el armario toda la ropa que puedas, y la que no te quepa, tírala en las sillas o en la cama.

Los platos sucios y utensilios de cocina déjalos en la mesa, donde todos puedan verlos. Total, no tienes lugar en donde guardarlos.

Cuantas más cosas hay que limpiar, más tiempo lleva limpiarlas, y más desordenado se ve todo.

Limpiar y ordenar se convierte en un desafío cuando tu armario está repleto de ropa, dejas los pisos y las superficies cubiertas de objetos, o compras cosas tipo “algún uso le hallaré”, o “ya tengo 2 de estos, pero está en descuento”.

De hecho, comprar más, y traer a casa más objetos es la base para mantener la casa siempre desordenada.

Paso número dos: No designes un lugar específico a ningún objeto. Cuando llegues a casa, tira las llaves en la mesa de la cocina; mañana déjalas en el baño, en el ropero o debajo de la cama. No te preocupes, otro día sentirás la adrenalina de buscarlas por todas partes.

Si nada en tu casa tiene su lugar, no importa dónde las dejes. No vas a ordenar porque de todos modos no sabrías dónde colocar cada cosa.

“Deja los juguetes en su lugar”, dice el padre al hijo, y el hijo los coloca en el comedor. Todo es una sorpresa, y desorden.

Paso número 3: Si vives con otra gente, NO les pidas que limpien. Es difícil mantener desorden cuando todos en hogar colaboran y tienen sus responsabilidades.

Además, si alguien más limpia algo, tú no podrás limpiarlo. Es terrible. Mejor haz todo tú solo, porque así limpiarás todo el día y nunca terminarás. Siempre habrá alguien que se encargue de volver a desordenar todo.

Paso número 4: No establezcas una rutina diaria de limpieza. Durante la semana no laves la ropa, no laves los platos, no limpies el piso, y no ordenes nada. Deja todo para el domingo.

Cuando llegues a casa cansado después de toda la semana, probablemente lo último que quieras hacer sea limpiar todo este desorden. Y esta es la clave. Mantén tu casa a diario en tal condición que cuando alguien te visite, piense que hace mucho tiempo nadie vive ahí.

Secretos para un hogar impecable: Haz lo opuesto

Consejos para una casa ordenada y limpia: Un cambio radical. Si por alguna razón deseas tener tu casa limpia y ordenada, aquí te ofrecemos una guía alternativa para transformar tu hogar en un espacio armonioso y libre de desorden.

Paso número 1: Simplifica tu entorno y desecha lo innecesario. En lugar de acumular cosas como trofeos, opta por simplificar tu vida deshaciéndote de lo que no necesitas.

Organiza tu armario, dona la ropa que ya no uses y deshazte de los objetos que solo ocupan espacio. Cuantas menos cosas tengas, más fácil será mantener tu hogar ordenado y limpio.

Paso número dos: Asigna un lugar específico a cada objeto. Crea un sistema de organización en tu hogar asignando un lugar específico para cada objeto.

Guarda las llaves siempre en el mismo lugar, coloca los utensilios de cocina después de usarlos y asegúrate de que cada miembro de la familia siga este sistema.

Al tener un lugar designado para cada cosa, evitarás el desorden y facilitarás la tarea de mantener tu casa ordenada.

Paso número 3: Fomenta la colaboración y la responsabilidad en el hogar. Invita a todos los miembros de tu familia a colaborar en las tareas del hogar y asigna responsabilidades claras a cada uno.

Trabajar juntos para mantener la casa limpia y ordenada no solo hace que las tareas sean más llevaderas, sino que también promueve un ambiente de armonía y cooperación en el hogar.

Paso número 4: Establece una rutina diaria de limpieza. Divide las tareas de limpieza en pequeñas actividades diarias para evitar acumular trabajo durante toda la semana.

Dedica unos minutos cada día a limpiar y ordenar diferentes áreas de tu hogar, y reserva un día específico para tareas más profundas como lavar la ropa y limpiar a fondo.

Al establecer una rutina diaria de limpieza, mantendrás tu casa impecable sin tener que dedicar grandes cantidades de tiempo en un solo día.

Si estás buscando más consejos sobre cómo mantener tu casa ordenada y limpia, te recomendamos el libro “Hábitos Atómicos”, que ofrece herramientas prácticas para incorporar hábitos positivos en tu vida diaria, incluyendo el mantenimiento del hogar en orden.

En esta nota