Edición México
Suscríbete
Ed. México

El Imparcial / Dinero / Empleos

Brecha salarial y maternidad: Obstáculos persistentes para las mujeres en el ámbito laboral

Discriminación de género y desafíos laborales: El impacto de la maternidad en la igualdad salarial

MÉXICO.- Actualmente, las mujeres enfrentan múltiples formas de discriminación en el ámbito laboral, siendo una de las más destacadas la brecha salarial, la cual está estrechamente ligada a la maternidad.

Según un análisis llevado a cabo por el Instituto Mexicano para la Competitividad (IMCO), la brecha salarial entre hombres y mujeres en México alcanza el 16%, lo que significa que por cada $100 pesos que percibe un hombre, una mujer recibe solo $84.

La Comisión Nacional para Prevenir y Erradicar la Violencia Contra las Mujeres ha detallado en un informe que estas disparidades de género tienden a aumentar durante la formación de la familia.

La maternidad conlleva efectos negativos en la participación de la mujer en la fuerza laboral, afectando tanto su remuneración como su progresión profesional.

El estudio “Mitos y Realidades del Mundo Laboral y Familiar de las Mujeres Mexicanas” revela que para muchas mujeres, la competencia laboral se ve condicionada por factores como la fecundidad, la edad, el estado civil y la capacitación. En muchos casos, estar casadas o tener hijos puede ser una condición para acceder al empleo.

A esto se suma el hecho de que las mujeres tienden a ocupar más trabajos de medio tiempo, lo que les permite cubrir un “segundo turno” en actividades no remuneradas, como las labores domésticas y el cuidado de los hijos.

En México, la participación de las mujeres en el mercado laboral formal es significativamente menor que la de los hombres.

Según la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo 2022, aproximadamente 13 millones de mujeres trabajan en la economía informal, lo que representa un alarmante 56%.

Esta situación se debe en parte a que los empleos informales suelen ofrecer horarios más flexibles y adaptables a las responsabilidades diarias de las mujeres, pero también refleja las persistentes barreras estructurales que enfrentan en el acceso al empleo formal y a oportunidades laborales igualitarias.

La maternidad sigue siendo un factor determinante en el progreso profesional de las mujeres, contribuyendo significativamente a la perpetuación de la brecha salarial y otras formas de desigualdad de género en el ámbito laboral mexicano.

En esta nota