No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y enterate de todo

Columnas

Sólo 113 mil millones

Con la cancelación del NAIM en octubre de 2018 dio comienzo una tendencia descendente de la inversión fija bruta en el país

Por Sergio Sarmiento

"La sana incertidumbre nos abraza... Ojalá y, por lo menos, aprendamos a no despreciar para entender mejor",

Federico Reyes Heroles.

            El Presidente logró que la Auditoría Superior de la Federación bajara su estimación del costo por cerrar el Nuevo Aeropuerto Internacional de México (NAIM) de 331 mil millones a 113 mil millones de pesos. Lo consiguió en parte al convencer a la ASF de no contabilizar como costos las deudas contraídas a través de instrumentos financieros (que me parece correcto), pero tampoco los costos futuros. Cabe preguntarse, sin embargo, ¿por qué sería un triunfo haber tirado a la basura "sólo" 113 mil millones de pesos?

            No es un monto pequeño. Rebasa en más de cuatro veces los 27 mil millones de pesos de la Línea 12 del Metro con todo y sus sobrecostos. Al contrario de otros proyectos de gasto público, por otra parte, no nos dará a los ciudadanos nuevas instalaciones o infraestructura útil, sino que simplemente destruirá un proyecto que llevaba cuando menos un avance del 30%.

Es un gasto, además, que evitará que tengamos en el futuro un hub, un centro internacional de conexiones de aviación, que podría generar decenas de miles de empleos bien pagados en nuestro País. Es muy posible que el nuevo aeropuerto Felipe Ángeles que la Secretaría de la Defensa está construyendo en la vieja base militar de Santa Lucía sea mucho más barato. Se calcula que el costo total de este será de 84 mil millones de pesos (aunque algunos análisis sugieren ya que podría duplicarse) contra unos 260 mil millones de pesos del NAIM. Su capacidad, sin embargo, será inferior, su distancia al centro de demanda mucho mayor (53 kilómetros contra 23 del NAIM) y su capacidad para convertirse en centro de conexiones muy reducida.

Hay otra diferencia quizá más importante. La mayor parte de la inversión en el NAIM iba a ser privada, mientras que toda la del Felipe Ángeles será pública y usará, por lo tanto, recursos que se pudieron haber empleado para proyectos de mayor beneficio social. El NAIM, además, contaba con estudios de factibilidad que señalaban que sería rentable, los cuales no se conocen para el Felipe Ángeles.

Hay otros costos ocultos. La cancelación, con una consulta amañada, mandó un mensaje de incertidumbre a los inversionistas, que se ha fortalecido con otros cierres de proyectos, como la cervecera de Constellation Brands en Mexicali. Con la cancelación del NAIM en octubre de 2018 dio comienzo una tendencia descendente de la inversión fija bruta en el país. Aun cuando el Gobierno haya indemnizado, con dinero de los contribuyentes, a los constructores y tenedores de bonos, se sembró la idea de que podrá cancelar cualquier proyecto, por avanzado que sea, sin importar los costos y aunque cumplan todos los requisitos de ley.

Frenar la construcción de un aeropuerto de 260 mil millones de pesos, con una pérdida de 113 mil millones para el erario, no debería ser una tragedia económica para un país como México, con un producto interno bruto de más de 24 billones de pesos. El problema, sin embargo, no es el costo contable, sino la incertidumbre. Cuando no hay certeza jurídica, es muy difícil invertir; y sin inversión no puede haber crecimiento ni prosperidad. Por eso el costo real de la cancelación del aeropuerto es muy superior a los 113 mil millones de pesos, aunque esta cifra se coloque oficialmente en los libros de contabilidad del proyecto.

Lo espectacular

"Al caraj...! -dijo el Presidente para explicar por qué no visitaba a las víctimas de la Línea 12-.  No es ese mi estilo, eso tiene que ver más con lo espectacular y lo que se hacía antes". Pero ayer hizo una conferencia de prensa en la que dijo: "No vamos a informar nada, no vamos a contestar las preguntas de ustedes". Presentó, en cambio, un espectáculo musical, quizá para mostrar que, en ciertos casos, sí le gusta lo espectacular.

Sergio Sarmiento

Twitter: @SergioSarmiento

Comentarios