Columnas Jaque Mate

Sin presunción

Las acusaciones en su contra proceden de la llamada "estafa maestra", un desvío de recursos que la Secretaría de Desarrollo Social entregaba a universidades públicas.

Por Sergio Sarmiento

"Siempre he luchado como mexicana, como mujer, por la presunción de inocencia". 
Rosario Robles

No sólo fue vinculada ayer a proceso por ejercicio indebido del servicio público, sino que se le remitió a prisión preventiva por cuando menos dos meses a pesar de que no se le imputa un delito grave. Rosario Robles, una mujer que ha ejercido responsabilidades públicas importantes desde los años 90, primero con el PRD, cuando era el principal partido de izquierda, y luego con el PRI, fue ingresada ayer a la cárcel de Santa Martha Acatitla para esperar su proceso. 

Las acusaciones en su contra proceden de la llamada "estafa maestra", un desvío de recursos que la Secretaría de Desarrollo Social entregaba a universidades públicas.

No se le acusa de haberse quedado con dinero, lo cual habría motivado una denuncia de malversación de fondos, sino de no haber informado a su superior jerárquico, el entonces presidente Enrique Peña Nieto, de las observaciones que la Auditoría Superior de la Federación hizo al uso de esos fondos por las universidades. 

Robles se presentó voluntariamente a las audiencias preliminares, sin tratar nunca de huir, y declaró que había mantenido una comunicación fluida con el presidente Peña Nieto a través de la "línea roja", la red de altos funcionarios federales, y en reuniones de gabinete. El juez, Felipe de Jesús Delgadillo Padierna, fue especialmente duro con ella. Quizá haya habido indicios para vincularla a proceso, ya que la carga de la prueba en esta fase es muy leve; pero no parece haber razón para violar la presunción de inocencia y confinarla a la cárcel antes de ser declarada culpable por un supuesto temor de que se fugue. Según el defensor Julio Hernández Barros, el juez calificó como "cínicos" a sus abogados y también sugirió que José Antonio Meade debía haber sabido del desvío, a pesar de que nadie lo declaró. Al parecer también hizo mofa de la defensa. No son actitudes ni comentarios que espere uno de un juez imparcial. 

Yo no sé si Robles maquinó un fraude desde la Sedesol con los rectores de universidades públicas. Si es así, no hay pruebas que lo demuestren. La Auditoría Superior de la Federación apuntó una enorme serie de irregularidades, y de aparentes casos de corrupción, pero estos parecen haber tenido lugar a nivel de las universidades. Por eso a ella no se le acusa de desvíos sino de no haber informado al Presidente de las observaciones de la ASF. El problema es que Rosario genera reacciones viscerales entre quienes militaron en la izquierda con ella y hoy la consideran una traidora. Muchos la quieren en la cárcel por cualquier motivo. 

Nadie se preocupa por la causa de fondo de las irregularidades o los desvíos: La regulación que permite al Gobierno otorgar asignaciones directas a universidades públicas -no a las privadas-que debieran darse en licitación abierta. Las universidades públicas son por definición templos sagrados de la honestidad en nuestro País. 

Robles parece responsable de no haber notificado por escrito al Presidente de las observaciones de la ASF, pero no hay indicios de que haya maquinado un desvío de los programas a su cargo. Aunque se le acusa sólo por ejercicio indebido de la función pública, el juez de la causa ha decidido meterla en la cárcel dos meses antes de juzgarla. En México sigue sin existir la presunción de inocencia. Todos somos culpables mientras no podamos probar nuestra inocencia. 

ROSARIO Y ESPINOSA
Es difícil no recordar que Robles, cuando era secretaria de Gobierno del Distrito Federal, fue la arquitecta de la encarnizada campaña de medios y acusaciones contra Óscar Espinosa Villarreal después de que este terminó su gestión como regente. Al final Espinosa fue exonerado de todas las acusaciones, pero los daños a su persona y su familia fueron enormes. Ojalá que ella no sufra la misma suerte. 

Sergio Sarmiento es periodista y analista político/comentarista de televisión.

En Internet: www.sergiosarmiento.com
Facebook: Sergio Sarmiento (oficial)
Twitter: @SergioSarmiento

Comentarios