No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y enterate de todo

Columnas

Sin ocupación

Los costos de la pandemia en el empleo están ya a la vista

Por Sergio Sarmiento

"Aparentemente me falta alguna perversión particular que los empleadores de hoy están buscando",

John Kennedy Toole.

Los costos de la pandemia en el empleo están ya a la vista. En el primer trimestre de 2021 se redujo de manera inusitada, en 1.6 millones, la población económicamente activa en comparación con el mismo período de 2020. En contraste, el número de mexicanos de 15 años o más subió 1.8 millones en el mismo lapso.

La Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo del Inegi advierte que el número de desocupados aumentó en 455 mil entre el primer trimestre de 2020 y el de 2021. Es una cifra importante, aunque palidece frente a los 41.5 millones que no participan en la economía. A estos no se les clasifica como desempleados, pero no tienen actividad. En el primer trimestre de 2021, sin embargo, más de 8.3 millones de personas sin actividad se declaraban disponibles para trabajar. si tuvieran la oportunidad. Son 2.7 millones más que un año antes.

            Las principales víctimas de la exclusión económica son mujeres. Si bien 266 mil hombres dejaron las filas de la población económicamente activa entre el primer trimestre del 2020 y el mismo período del 2021, las mujeres que sufrieron este golpe fueron 1.3 millones. La tasa de participación de los hombres en la economía era, a principios de este año, de 74.2%; las mujeres apenas alcanzaban el 41.7%.

            La pandemia ha sido el factor fundamental en esta caída de la actividad económica, pero desde antes presenciamos un descenso de la inversión productiva y, en consecuencia, del crecimiento económico. Los cambios retroactivos en las reglas que se aplican a distintas actividades productivas, y la cancelación de obras ya iniciadas que cumplían cabalmente con la ley, han desmotivado la inversión. Nadie quiere colocar recursos en un país cuyo Gobierno no respeta las reglas pactadas.

            Los políticos han buscado crear una sociedad más equitativa en materia de género con cuotas para cargos públicos y políticos. Hoy los partidos tienen la obligación de postular a un número determinado de mujeres a cargos de elección. La medida beneficia a un número pequeño de mujeres, pero sólo de la clase política. En cambio, millones de mujeres se están quedando sin ocupación económica. Los políticos se han preocupado por sus compañeras en la política, se entiende, pero no por las mujeres comunes y corrientes, las que necesitan un trabajo productivo para salir adelante.

            El Gobierno de López Obrador no es responsable, por supuesto, del desplome mundial de la economía ocasionado por la pandemia, pero muchas de sus medidas han agravado la situación. En Estados Unidos se ha registrado ya una recuperación rápida, que ha llevado el producto interno bruto a un nivel muy cercano al de antes de la pandemia. En México hay todavía una caída de 2.9% del PIB en el primer trimestre en comparación con el mismo periodo del año anterior. La economía de Estados Unidos está tirando de la mexicana, tanto por las exportaciones como por las remesas, pero esto no ha sido suficiente para recuperar los empleos perdidos.

            Para muchos hombres en México quizá ya hay una recuperación importante en la economía, pero no es el caso de 1.3 millones de mujeres que han sido expulsadas de la actividad económica. Ellas saben que no podrán salir adelante sólo con dádivas gubernamentales. Necesitan trabajo, no sólo para tener ingresos sino para ser independientes.

No sabía

El presidente López Obrador dijo ayer: "No sabía yo de la resolución de la Suprema Corte" en el caso del gobernador de Tamaulipas, Francisco García Cabeza de Vaca. Aun así, afirmó que el Gobernador ya ha quedado sin fuero y puede ser detenido. El problema es que esto contradice lo señalado por el ministro Juan Luis González Alcántara, quien ha dicho que la acción legal tendrá que esperar al término del mandato del Gobernador.

Sergio Sarmiento

Twitter: @SergioSarmiento

Comentarios