No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y enterate de todo

Columnas CUESTIONES

El fandango presidencial

Pues “al caraj...” con todo. En algún punto del camino, el Presidente perdió ese toque de pueblo que adquirió durante años de recorrer cada rincón de México

Por Martín Holguín

Pues “al caraj...” con todo. En algún punto del camino, el Presidente perdió ese toque de pueblo que adquirió durante años de recorrer cada rincón de México. Hace una semana ocurrió el fatal accidente de la Línea 12 del Metro de la CDMX y es hora que Andrés Manuel López Obrador no ha mostrado el mínimo signo de empatía hacia las familias, hacia las vidas de quienes iban a bordo y que ya suman 26 muertos y más de 80 heridos.

Durante más de un año hemos sufrido los embates de la pandemia que, a nivel nacional, ha cobrado más de 220 mil muertes (oficialmente) y tampoco merecen un lugar especial en las famosas mañaneras. Y qué decir de todos los que han fallecido ante los embates de la violencia que sigue sin ser contenida. Lo que es peor, sigue creciendo. Una candidata al Gobierno de Sonora dijo que si guardáramos un minuto de silencio por esas personas estaríamos 45 días (y sumando) sin poder hablar.

La economía sigue en picada. El Presidente prometió que se recuperarían los empleos y ha resultado otra vil mentira. Miles de mexicanos a la deriva, sin empleo o con empleos muy mal pagados. La infraestructura sufre porque el presupuesto se destina a los proyectos caprichosos o al regalo de dinero con fines electoreros.

Esa es la situación real de este México. ¿La conoce el Presidente? Deberíamos suponer que sí, pero los hechos dictan algo diferente, parece que vive en un mundo alterno, un México que solamente él ve y nos lo restriega cada día.

No está el momento como para organizar una fiesta y ayer hizo su “fandango aquí” en la mañanera. No hubo declaraciones, no hubo análisis de esos problemas que nos tienen hasta el cuello. En lugar de eso, se instaló en presentador de Siempre en Domingo para “regalar” un concierto de Eugenia León para toooodas las mamacitas de toooodo el País.

¿En serio, Presidente? Supongo que el blanco telón cayó sin costo alguno para el erario, pero eso es lo de menos. No estamos para fiesta, aunque sea 10 de mayo. Los mexicanos esperamos respuestas, no un concierto a las 7:00 a.m. de un lunes cualquiera.

Eugenia León ha hecho el “cover” de una canción de Calle 13, lástima que no la interpretó. Ayer, de manera extraña, me vino a la mente. Tiene algunos versos que me gustaría escuchara o leyera don Andrés Manuel:

“El sol que nace y el día que muere. Con los mejores atardeceres. Soy el desarrollo en carne viva. Un discurso político sin saliva… Soy la fotografía de un desaparecido. La sangre dentro de tus venas. Soy un pedazo de tierra que vale la pena… Soy lo que me enseñó mi padre. El que no quiere a su Patria, no quiere a su madre. Soy América Latina (México): Un pueblo sin piernas, pero que camina, ¡oye!”.

La recta final

Y en la carrera por la gubernatura, los candidatos ya viven el último tramo. La lucha se ha cerrado y, como era de esperarse, Ernesto Gándara ya está ahí. Un político que ha remado durante quince años y ha decidido hacer una campaña seria, propositiva, sin descalificaciones y centrado en llevar su mensaje al pueblo.

Ricardo Bours ha realizado algo interesante. Se adueñó de las redes sociales y su mensaje ha llegado pleno. Podría criticarle cierto nivel de superficialidad en sus publicaciones de la red, pero fue la estrategia correcta para colocarse como alguien serio. Ha ganado mucho.

Alfonso Durazo prometía mucho más de lo que ha logrado. Demasiado concentrado en su intento por posicionarse como sonorense, en lugar de hablar claro y de frente. Su ausencia de encuentros o debates independientes no le abonan nada bueno. Tarde o temprano tendrá que entrarle al tema de la inseguridad y ahí está su enorme Talón de Aquiles.

Rosario Robles. Una excelente aportación. Seria, hizo que olvidáramos su presencia en las listas plurinominales de Morena. Ha puesto una dosis de inteligencia, sobriedad y futuro en la política.

Temo Galindo tiene oficio, le falta madurar. Se equivocó al adherirse a Durazo y después ser candidato. Pero al menos ha demostrado que tiene materia gris y un buen destino, si lo cuida. El último debate será crucial.

Y el "Bebo". Bueno, pues. Saludos a Carlos Zataráin, que vive en Guaymas. Tiene tiempo y espacio (poco pero tiene) para evitar ser recordado como una lamentable comparsa.

Martín Holguín

Comentarios