Columnas

El cambio climático no parece preocupar al Gobierno de la 4T

Si no actúan decisivamente los gobiernos del mundo, se cumplirán los pronósticos del IPCC.

Por Eduardo Ruiz-Healy

El Panel Intergubernamental del Cambio Climático (IPCC) de la Organización de las Naciones Unidas publicó el 8 de octubre del año pasado su Informe Especial sobre el Calentamiento Global de 1.5° C en donde afirma que los gobiernos de todo el mundo deben efectuar “cambios rápidos, de largo alcance y sin precedentes en todos los aspectos de la sociedad (…) en tierra, energía, industria, edificios, transporte y ciudades” para evitar niveles desastrosos de calentamiento global. El informe señala que en 2030 la temperatura del planeta alcanzará el umbral crucial de 1.5° Celsius por encima de los niveles registrados hasta antes de la Revolución Industrial, lo cual incrementará por mucho los riesgos de sequías extremas, incendios forestales, inundaciones y escasez de alimentos para cientos de millones de personas.

Faltan sólo 10 años, tres meses y 21 días para que empiece 2030. Parece ser mucho tiempo, pero realmente no es nada. Los años pasan volando: El siglo XXI empezó hace casi 20 años y doce años atrás Steve Jobs presentó el iPhone al mundo.

Si no actúan decisivamente los gobiernos del mundo, se cumplirán los pronósticos del IPCC.

Para México, las consecuencias del calentamiento global serán terribles.

De acuerdo con The Climate Reality Project, una ONG sin fines de lucro con sede en Washington (www.climaterealityproject.org), este es el escenario que México enfrenta debido al cambio climático:

“Desde la década de los 60, México se ha vuelto más cálido. Y los científicos esperan que las temperaturas sigan aumentando. Para fines de este siglo, las temperaturas anuales promedio en el Norte de México podrían aumentar entre 3 y 4 grados centígrados. ¿Y el resto del País? Podrían aumentar entre 1.5 y 2.5 grados.

“Debido al cambio climático, millones de mexicanos están en riesgo por la falta de agua adecuada. Y los suministros de agua ya están afectados debido a otros factores como el crecimiento de la población.

“La inseguridad del agua también significa inseguridad alimentaria. En 2011, México sufrió la peor sequía registrada. Más de 1.7 millones de cabezas de ganado murieron de hambre o sed y casi 900 000 hectáreas de cultivos en al menos cinco estados se marchitaron.

“Para 2030, el cambio climático puede causar una disminución del 40% al 70% de las tierras de cultivo. Peor aún, para fines de este siglo la disminución podría ser del 80% al 100%. Es decir que México podría perder más de la mitad de sus tierras de cultivo en menos de 12 años y todas para 2100”.

El Anexo 15 del Proyecto de Presupuesto de Egresos de la Federación 2020, que próximamente discutirá la Cámara de Diputados, detalla cómo se utilizarán los 55 mil 652 millones de pesos que son “los recursos para la adaptación y mitigación de los efectos del cambio climático”.

Esta suma representa apenas el 0.9% del presupuesto de 6.1 billones de pesos que el Gobierno federal pretende ejercer el año entrante.

Peor aún, 40 mil 299 millones de pesos, que representan el 72.4% de los recursos considerados en el Anexo 15, serán para el “Servicio de transporte de gas natural” que realizará la Comisión Federal de Electricidad.

No se necesita ser experto para concluir que la lucha contra el cambio climático no es una prioridad para el Gobierno de la 4T.

Comentarios