No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y enterate de todo

Columnas EDUARDO RUIZ-HEALY

EU y el G20 contra los paraísos fiscales para corporaciones

La competitividad es más que la forma en que les va a empresas estadounidenses cuando compiten contra otras compañías en las competencias globales de fusiones y adquisiciones

Por Eduardo Ruiz-Healy

El lunes pasado, al participar en el evento Prioridades Internacionales organizado por el Consejo de Asuntos Globales de Chicago, la secretaria del Tesoro de EU, Janet Yellen, dijo: “Otra consecuencia de un mundo interconectado ha sido una carrera de 30 años hasta el fondo de las tasas del impuesto sobre la renta a corporaciones. La competitividad es más que la forma en que les va a empresas estadounidenses cuando compiten contra otras compañías en las competencias globales de fusiones y adquisiciones. Se trata de que los gobiernos tengan sistemas fiscales estables que generen los ingresos suficientes para invertir en bienes públicos esenciales y responder a las crisis, y que todos los ciudadanos compartan equitativamente la carga de financiar al Gobierno. Las propuestas del presidente Biden anunciadas la semana pasada exigen una acción interna audaz, incluyendo aumentar la tasa mínima de impuestos de EU y renovar el compromiso internacional, reconociendo que es importante trabajar con otros países para poner fin a las presiones de la competencia fiscal y la erosión de la base del impuesto corporativo. Estamos trabajando con las naciones del G20 para acordar una tasa mínima global del impuesto sobre la renta a corporaciones que pueda detener la carrera hacia el fondo. Juntos podemos utilizar un impuesto mínimo global para asegurarnos de que la economía mundial prospere sobre la base de unas condiciones de juego más equitativas en la fiscalización de las corporaciones multinacionales, y estimule la innovación, el crecimiento y la prosperidad”.

Ella se refería a la propuesta de Biden de elevar la tasa del ISR corporativo en EU del 21% al 28% para obtener los 2.25 billones de dólares que necesita para financiar durante los próximos ocho años su ambicioso plan de infraestructura, que contempla invertir 620 mil millones para reparar y modernizar la infraestructura de su país, 650 mil millones para mejorar el nivel de vida en los hogares mediante agua potable y banda ancha de alta velocidad, 580 mil millones para fortalecer el sector manufacturero, incluidos 180 mil millones para investigación y desarrollo no relacionados a la industria bélica, y 400 mil millones para proporcionar mejor atención a los adultos mayores y a los discapacitados.

Acordar una tasa mínima global del impuesto a corporaciones presionaría a que eleven sus tasas aquellos países que las redujeron drásticamente para atraer inversiones de empresas estadounidenses grandes y no tan grandes que mudaron sus sedes, por lo menos en el papel, para pagar una tasa menor al 21%.

Por ejemplo, muchas empresas se han radicado en Irlanda o en Liechtenstein, en donde el ISR corporativo es del 12.5%, o en Dubai, Emiratos Árabes Unidos, en donde la tasa es de cero.

La propuesta Biden, como la explicó Yellen, es interesante y de ser aprobada por la Unión Europa y los 19 países que conforman el G20, entre ellos México, significaría una fuerte presión para que los países que han captado inversiones a través de reducciones drásticas a sus tasas del ISR corporativo las igualen a la tasa del impuesto mínimo global que se establezca.

Habrá que ver si se ponen de acuerdo dentro del G20, ya que entre estos países hay algunos que redujeron sus tasas del ISR.

Comentarios