Tendencias
Cintilla de tendencias

Covid-19

Ricardo Salinas Pliego

Decreto regularización

Biden y Putin

No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y enterate de todo

Desigualdad y Covid

Si realmente la existencia de los ricos explicara la pobreza, el rezago de los multimillonarios mexicanos debería ser razón de regocijo.

Por Sergio Sarmiento

En estos tiempos del Covid se ha hecho común encontrar reflexiones sobre la desigualdad. Las cifras sobre el patrimonio de los más ricos alimentan las lamentaciones. “Desde mediados de los noventa, el porcentaje de riqueza del 0.01% más rico del planeta ha aumentado de alrededor de 7 a 11%”, según Lucas Chancel, codirector del Global Inequality Lab de la Escuela de Economía de París. Oxfam ha llamado al SARS-CoV-2 “el virus de la desigualdad”.

La simple existencia de ese 0.01% más rico irrita a los activistas, pero no entienden por qué ha aumentado el patrimonio de los multimillonarios. Esto es producto de un alza en las cotizaciones bursátiles tras la aplicación de políticas gubernamentales supuestamente progresistas.

Elon Musk de Tesla era, según Bloomberg, el hombre más rico del planeta al cierre de 2021, tras desplazar a Jeff Bezos de Amazon. La riqueza de Musk aumentó 75.3% para situarse en 273 mil 500 millones de dólares. La de Bezos, pese al auge de ventas de Amazon en la pandemia, creció solo 2.1%, para llegar a 194 mil 200 millones. La discrepancia no refleja un cambio real de riqueza, sino de las cotizaciones de Tesla y Amazon.

Recuerdo cuando los progresistas nacionales se lamentaban de que México tenía al hombre más rico del mundo, Carlos Slim. Hoy, sin embargo, no celebran que el ingeniero haya caído al número 15. Si realmente la existencia de los ricos explicara la pobreza, el rezago de los multimillonarios mexicanos debería ser razón de regocijo. Pero la idea es falsa. A nadie le ayuda que los ricos sean menos ricos.

“Lo que queremos es equidad en la prosperidad y no igualdad en la miseria",  Isaac Katz

La verdad es que la riqueza de Slim no ha disminuido. En 2021 su patrimonio aumentó 30.6% para alcanzar 73 mil 500 millones de dólares. A otros, sin embargo, les fue mejor. El indio Gautam Adani, por ejemplo, registró un alza de 122.8% para cerrar en 75 mil 300 millones de dólares y rebasar a Slim.

Estos cálculos, sin embargo, se basan en cotizaciones bursátiles. No son prueba de un aumento de la desigualdad, simplemente nos dicen que las acciones han subido. En 2021 las bolsas registraron récords en Estados Unidos y Europa. Incluso la Bolsa Mexicana terminó el año con un alza de 20.89%. Nada más el primer día de transacciones de este 2022, el 3 de enero, la riqueza de Musk se elevó 33 mil 800 millones de dólares para alcanzar 304 mil millones de dólares. Apple se convirtió ese mismo día en la primera empresa en tocar una valuación de 3 billones de dólares; apenas en octubre de 2019 había alcanzado su primer billón.

Los altos precios bursátiles pueden ser señal de una burbuja. Los países desarrollados han inyectado enormes cantidades de dinero a sus economías al tiempo que han mantenido tasas de interés bajas pese a la inflación. Dicen que lo hacen para ayudar a los pobres, pero el resultado ha sido convertir las inversiones de renta fija en una forma segura de perder dinero. Lógicamente, los ahorros se han encauzado a las bolsas y a los bienes raíces. Las burbujas, sin embargo, tarde o temprano se desinflan.

Pensar que un alza en las bolsas significa más desigualdad, la cual hay que corregir, es un error. Más bien, debemos reconocer el resultado de una política gubernamental de imprimir dinero y bajar los intereses por decreto. Si realmente queremos disminuir la pobreza, lo cual es mucho más importante que combatir la desigualdad, habría que generar condiciones para aumentar la inversión productiva, en vez de seguir alimentando la especulación con dinero falso.

SIN PRUEBAS

Mientras que en Estados Unidos el presidente Biden prometió 500 millones de pruebas de covid, más de una por habitante, en México estamos sufriendo escasez. La mejor forma de detener la pandemia es detectar y aislar contagios, pero esto no se puede hacer sin pruebas.

Sergio Sarmiento es periodista y analista político/ comentarista de televisión.

Twitter: @SergioSarmiento En Internet: www.sergiosarmiento.com Facebook: Sergio Sarmiento (oficial) 

Comentarios