No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y enterate de todo

Columnas

Cuando el motivo está claro el “no” está fácil

Un afamado conferencista es contratado para una conferencia en San Francisco. Invita con antelación a una de sus hijas, y empiezan hacer planes para todo lo que van hacer después de la conferencia...

Por Octavio Ballesteros

"Vamos actuando con lo que tenemos, ya que no tenemos lo que deseamos",

John Henry Newman, canonizado este día en Roma.

En diciembre de 1955 Rosa Parks, una mujer de color se subió al transporte público en Montgomery, Alabama. Era la época donde la segregación racial está en su apogeo en Estados Unidos, y Alabama era uno de los estados más radicales al respecto. Rose se sienta, y conforme avanza la ruta se va llenando el camión; sube una mujer blanca y el chofer le pide que se levante y le dé el asiento. Rose se niega, y el chofer la denuncia y es detenida por la Policía. Con este incidente se inicia el movimiento de los derechos civiles en dicho país, que termina encabezando Martin Luther King. Rose después declaró que sintió temor, pero que tenía claro el no tener que levantarse.

Quién es primero

Un afamado conferencista es contratado para una conferencia en San Francisco. Invita con antelación a una de sus hijas, y empiezan hacer planes para todo lo que van hacer después de la conferencia, donde van a cenar y que lugares van a visitar. Terminando la conferencia se acerca un antiguo amigo con el papá de la joven y los invita a cenar a ambos. La hija ya se pone triste porque le interesa mucho el plan ya previsto con su papá, y ahora se imagina toda enfadada escuchando la platica de adultos. En eso su papá le contesta al amigo, “me encantaría aceptarte, pero ya tengo compromiso con mi hija, en otra ocasión será”... la niña se pone feliz, y pasa una velada inolvidable con su papá. La anécdota fue platicada por Cyntha, la hija de Stephen Covey, quien fue el personaje que tenía claro que lo primero era su hija.

Le dijo "no" a Steve Jobs

Muchas veces el miedo a decir “no” a una invitación o a una propuesta es por el temor a que nos tachen de poco amables o antipáticos por nuestra respuesta negativa. Sin embargo también puede ser el motivo para que nos brinden en el largo plazo más respeto.

Es ya famosa la anécdota del diseñador gráfico Paul Rand, quien ha trabajado con empresas como IBM, UPS, ABC, y Jobs lo contactó para que le hiciera una batería de diseños de logos para su empresa NeXT, y Rand después de escucharlo le contestó que no, con mucho gusto le hacía un solo logo, se lo tenía que pagar, y si lo usara o no ya era cuestión de Jobs, pero él no iba hacer varias muestras; si ese era el caso que se fuera con otro.

Jobs queda impresionado por el profesionalismo de Rand y decide darle el contrato.

Conclusión

Estimado lector, cuando tenemos claro cuál es el objetivo que nos interesa, qué meta deseamos conseguir, cuál es el propósito de nuestras acciones, no se requiere pensarla mucho cuando algo no se alinea con lo que nos interesa. Y para ello se requiere tener esos objetivos, esos propósitos. El problema es que la mayoría no los tenemos. Así que si se le dificulta decir no el problema ya sabemos cuál es. ¡Feliz domingo!

Octavio F. Ballesteros Navarro. Socio del Despacho Asesores Ballesteros. Focalizados planes de ahorro y protección, y deducibles.

octavio@ballesterosyasociados.com.mx.

FB: asesores Ballesteros

Comentarios