No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y enterate de todo

Tijuana

Su vocación es más fuerte que su miedo a contagiarse

Como enferma en el HGT, comparte que el primer mes fue el más estresante por la falta de información sobre el nuevo virus

Avatar del

Por Glenn Sánchez

Noemí es encargada de piso de enfermería de Medicina Interna.(Cortesía)

Noemí es encargada de piso de enfermería de Medicina Interna. | Cortesía

La vocación de Noemí Salas como enfermera es más fuerte que su miedo por contagiarse de Covid-19.

La encargada de piso de enfermería de Medicina Interna del Hospital General de Tijuana reconoció que el principio de la pandemia fue difícil por la falta de  información sobre el virus.

“Era mucho estrés lo que estuvimos viviendo el primer mes, estrés de que te pudieran infectar y saber que ibas a morir; piensas en tu familia, que los puedes contagiar, muchos sentimientos encontrados”, compartió.

Dijo que el hospital fue de los primeros en la ciudad en atender pacientes con coronavirus por lo que tuvieron que ser pioneros en los protocolos de cómo protegerse.

Explicó que una persona se encarga de revisar que todos lleven la protección antes de entrar a los cuartos donde están los pacientes contagiados, pero es más estricto al momento de salir  pudieran traer el virus.

No bajan la guardia, pero Noemí señaló que ya se encuentran más tranquilos al tener el conocimiento de cómo atender a los pacientes y las medidas de seguridad.

Al terminar su turno, todos los que trabajan en el hospital se  bañan en las regaderas de la Unidad Deportiva CREA que fueron habilitadas por el Ayuntamiento de Tijuana.

Sin embargo, al llegar a su casa Noemí se vuelve a bañar para evitar contagiar a uno de sus dos hijos.

“Muchos de mis conocidos me mandaron  mensajes y me decían que me cuidara, porque se escuchaban muchas cosas del Hospital General, mi familia bastante aterrorizada, con miedo”, comentó.

De momento platicó que se comunica con sus padres a través de videollamadas, quienes viven en el Sur del país, y cuando lo no hace, su madre la llama al preocuparse por su salud.

“Hay gente que no cree y que sigue sin creer, ya está de más decirles que no salgan, la gente se relajó, ya no tiene cuidado, cree que esto ya paso, esto no se ha terminado”, concluyó.

En esta nota

Comentarios